Garantía de indemnidad

La garantía de indemnidad es un derecho fundamental de los trabajadores. Una protección legal que tienen ante posibles represalias de las empresas cuando reclaman sus derechos.

Garantía de indemnidad

La garantía de indemnidad es un derecho fundamental de los trabajadores que les protege ante posibles represalias de las empresas cuando reclaman sus derechos.

En una relación de contrato, las partes se colocan en diferentes posiciones de poder. Por este motivo, la justicia actúa con el fin de tutelar a los trabajadores que tienen una clara desventaja. En el supuesto caso que se viole este derecho se declara la nulidad del despido.

¿Buscas abogado especialista en derecho laboral?

Te ayudamos a encontrar abogado laboralista de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado laboralista

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Buscar abogado

Garantía de indemnidad: normativa

1. Se entenderán nulos y sin efecto los preceptos reglamentarios, las cláusulas de los convenios colectivos, los pactos individuales y las decisiones unilaterales del empresario que den lugar en el empleo, así como en materia de retribuciones, jornada y demás condiciones de trabajo, a situaciones de discriminación directa o indirecta desfavorables por razón de edad o discapacidad o a situaciones de discriminación directa o indirecta por razón de sexo, origen, incluido el racial o étnico, estado civil, condición social, religión o convicciones, ideas políticas, orientación o condición sexual, adhesión o no a sindicatos y a sus acuerdos, vínculos de parentesco con personas pertenecientes a o relacionadas con la empresa y lengua dentro del Estado español.

Serán igualmente nulas las órdenes de discriminar y las decisiones del empresario que supongan un trato desfavorable de los trabajadores como reacción ante una reclamación efectuada en la empresa o ante una acción administrativa o judicial destinada a exigir el cumplimiento del principio de igualdad de trato y no discriminación.

Artículo 17.1 del Estatuto de los Trabajadores

La jurisprudencia ha sido la que sentó las bases para definir y constituir esta protección a los trabajadores.

Requisitos para declarar la nulidad de un despido por garantía de indemnidad

Para que los tribunales dicten sentencia sobre la nulidad de un despido es necesario validar ciertas condiciones. Si bien es necesario analizar cada caso particular por un abogado experto, existen circunstancias básicas o generales.

  1. Existencia de quejas o reclamaciones del trabajador contra la empresa en cuestión.
  2. Una actuación por parte del empresario que pueda considerarse una reacción a ese reclamo y que sea desfavorable para el trabajador.
  3. Es el trabajador quien debe demostrar la relación entre ambos actos. Esto se conoce como acción-reacción o causa-efecto y requiere de las pruebas que permitan identificarlos.

¿A quién protege la garantía de indemnidad?

  • Es una protección para los trabajadores que han reclamado ante una empresa. Pero esto no se limita solo a ellos.
  • La garantía de indemnidad también tutela a aquellos otros trabajadores que, si bien no tienen un conflicto con el empresario, son testigos en defensa de los intereses del trabajador.
  • Todas las personas que de manera formal o informal hayan prestado su apoyo al trabajador que reclama.

Represalias más frecuentes que vulneran la garantía de indemnidad

Una de las represalias más frecuentes, tomada por los empresarios, es el despido. Ante un reclamo de los trabajadores, a modo de venganza, se decide finalizar con su contrato laboral.

Una decisión que marca con absoluta claridad la condición de superioridad y que afecta de manera negativa al más débil en el vínculo.

La jurisprudencia ha establecido una serie de represalias empresariales que también impulsan a la justicia a ejercer su tutela de los intereses de los trabajadores. Estas son:

  • En la misma línea que los despidos se ubica la extinción de otros contratos de trabajo como los temporales.
  • Modificación de las tareas habituales del trabajador.
  • Cambios en las responsabilidades competentes al empleado.
  • Modificaciones en las condiciones de contratación, como horarios, centros de trabajo, etc.
  • Medidas disciplinares sancionadoras sean económicas o no.
  • Acciones denigrantes, violentas, de hostigamiento que puedan resultar en un acoso laboral.

Otras situaciones que no están protegidas por la justicia

Del mismo modo que se intenta garantizar la justicia efectiva para los trabajadores, esta se aplica a los empresarios. La jurisprudencia ha establecido que no serán declaradas nulas las decisiones de estos cuando:

  • Los empresarios pueden demostrar que sus decisiones no son el efecto de una reclamación de los trabajadores. Tienen las pruebas que justifican de manera legal su decisión.
  • Las reclamaciones que se plantean como la causa de las medidas tomadas por la empresa son de ínfima trascendencia, por lo que no se podría entender como la causa.
  • Las reclamaciones presentadas por el trabajador tienen por finalidad obtener un beneficio de la justicia, pues se tiene el conocimiento previo de que será despedido.
  • La empresa puede demostrar que la decisión que se pretende anular estaba determinada con anterioridad a las reclamaciones del trabajador.

¿Cómo se reclama la nulidad por una infracción a la garantía de indemnidad?

La documentación, los testigos y los argumentos serán claves en un procedimiento de este tipo. El primer paso es buscar un abogado especializado en Derecho Laboral para que analice el caso, asesore y arme la estrategia adecuada.

En la demanda se deberá expresar con claridad los actos que se han concretado y que han lesionado sus derechos fundamentales. Esta será tramitada con carácter de urgente y el Ministerio Fiscal intervendrá en su defensa.

En el mismo acto de la presentación de la demanda se presentan las medidas pretendidas, incluidas las necesarias para garantizar la efectividad de la tutela judicial. Si existen medidas cautelares se citará a las partes dentro de las 48 horas para admisión de alegatos y pruebas.

El demandante deberá presentar todos los indicios que justifiquen esa relación causa-efecto entre su reclamo y la decisión empresarial. Si el juez lo acepta, el demandado tendrá la posibilidad de demostrar con sus elementos probatorios que su accionar está legalmente justificado.

El juez dictará la sentencia. Si se comprueba esta infracción, las medidas empresariales serán declaradas nulas. Por lo tanto, en caso de despido, deberá readmitir al trabajador y pagar los salarios de tramitación.

Plazo para denunciar actos contra la garantía de indemnidad

El plazo se vincula de manera directa con las acciones que se deseen impugnar. Esto significa, que el plazo podrá variar entre un caso y otro según la represalia que haya tomado el empresario y se desee impugnar.

Para concluir

La garantía de indemnidad es el derecho de los trabajadores a no ser damnificados por represalias de los empresarios cuando existió un reclamo previo.

Es decir, la protección que ofrece la justicia a los trabajadores, testigos y quienes les brinden apoyo ante la posible venganza de sus empleadores.

La jurisprudencia establece cuáles son las represalias susceptibles de ser reclamadas, como aquellas que no. La clave está en respetar los plazos y solicitar el asesoramiento de un abogado experto y especializado en el derecho laboral. 

¿Buscas abogado especialista en derecho laboral?

Te ayudamos a encontrar abogado laboralista de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado laboralista

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Buscar abogado