Fraude

El fraude es un acto ilegal realizado por una o varias de las personas físicas o jurídicas que se encargan de vigilar el cumplimiento de contratos públicos o privados para obtener algún provecho perjudicando los intereses de otro.

No se debe confundir con la estafa puesto que, aunque están relacionados, la estafa es un delito contra el patrimonio o la propiedad y el fraude puede o no formar parte del acto de estafa.

¿Qué tipos de fraude existen?

El fraude se caracteriza principalmente por la utilización del engaño para obtener algún beneficio en perjuicio de otra persona o institución (como una empresa o el Estado). Algunas clasificaciones importantes del fraude en función del ámbito al que afecta o del procedimiento que se emplea son las siguientes:

  1. Fiscal o tributario, como la evasión en el pago de impuestos.
  2. Electoral, relacionado con un engaño a la ciudadanía sobre los resultados de unas elecciones.
  3. Laboral o empresarial.
  4. Bancario, como por ejemplo las cláusulas suelo o el engaño del IRPH.
  5. Procesal o de ley, que consiste en engañar a un juez en un proceso judicial.
  6. Informático o virtual, que se realiza a través de Internet.

Por otro lado, en el ámbito civil, un deudor comete un fraude contra el acreedor cuando intenta eludir el pago mediante simulaciones.

Estos actos fraudulentos se encuentran penados por la ley en función del tipo, de la gravedad del engaño o de la cantidad defraudada.