Falsedad documental

La falsedad documental es un delito que consiste en alterar o falsificar elementos esenciales de un documento verdadero convirtiéndolo en falso, o bien crear un documento nuevo y verdadero a partir de un hecho falso. Este delito doloso se encuentra regulado en el Capítulo II del Título XVIII del Código Penal.

Falsedad documental

La alteración o falsificación de algún elemento esencial de un documento supone un delito de falsedad documental

Para comprender mejor este concepto, es importante saber que en el derecho penal, según el artículo 26 del Código Penal, se entiende por documento: "todo soporte material que exprese o incorpore datos, hechos o narraciones con eficacia probatoria o cualquier tipo de relevancia jurídica".

Tipos de falsedad documental

En función del tipo de documento, existen cuatro clases de falsedad documental y cada una de ellas cuenta con unas penas distintas:

  1. Falsificación de documentos públicos, oficiales y mercantiles y de los despachos transmitidos por servicios de telecomunicación. Se castiga con penas conjuntas de prisión de 3 a 6 años, multa de 6 a 24 meses e inhabilitación especial de 2 a 6 años. Sin embargo, si este tipo de falsedad se comete por un particular las penas serán de prisión de 6 meses a 3 años y multa de 6 a 12 meses.
  2. Falsificación de certificados. Según el sujeto que cometa el delito, las penas podrán ser de multas de 3 a 12 meses (para facultativos), de suspensión de actividad entre 6 meses y 2 años (para funcionarios públicos y autoridades excepto la Seguridad Social y Hacienda Pública), o multas de 3 a 6 meses (para particulares).
  3. Falsificación de documentos privados (por ejemplo un contrato de compraventa privado). Este tipo concreto de delito supone penas de prisión de entre 6 meses y 2 años.
  4. Falsificación de tarjetas de crédito y débito y cheques de viaje. Este último tipo de falsedad documental será castigado, por norma general, con penas de prisión de 4 a 8 años.