Factura falsa

​​La factura falsa, a diferencia de la factura que posee errores subsanables, constituye un delito tanto para quien la emite, como para quien la recibe y la utiliza para su beneficio. Se trata de documentos fraudulentos que contienen información deliberadamente errónea y que, por ende, no cumplen con lo establecido en la normativa española.

Emitir y utilizar facturas falsas es un delito que implica importantes sanciones económicas e incluso penas privativas de libertad.

¿Buscas abogado especialista en derecho penal?

Te ayudamos a encontrar abogado penalista de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado penalista

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Consultar abogado

¿Qué son las facturas falsas?

Una factura falsa es un documento que incluye información errónea de forma deliberada para simular una operación comercial inexistente. Su propósito no es otro que engañar a las autoridades fiscales y obtener beneficios ilícitos.

Las facturas falsas pueden ser emitidas y utilizadas por empresas y profesionales para reducir su carga impositiva, blanquear dinero, financiar actividades ilegales o para deducir gastos que no existen.

De acuerdo a lo estipulado por la Ley General Tributaria, la emisión o utilización de facturas falsas puede derivar en un delito fiscal grave que puede acarrear sanciones económicas y penales. Asimismo, puede dar lugar al delito de falsedad documental.

¿Cómo detectar una factura falsa en España?

Identificar si una factura es falsa no siempre es sencillo. Sin embargo, existen una serie de aspectos que pueden ayudar a detectarlas.

  • Comprobar la información. En primer lugar, hay que asegurarse de que la factura reúne todos los datos requeridos, ya que las facturas falsas suelen contener información de contacto incompleta o incorrecta. Si bien puede tratarse de un error, hay que corroborarlo.
  • Conceptos vagos y genéricos. En toda factura se debe especificar los servicios que fueron prestados o los productos que se han vendido, así como el importe correspondiente. Cuando los conceptos no son lo suficientemente específicos, es muy probable que se trate de un fraude.
  • Importe de factura inflado. Uno de los propósitos de las facturas es inflar los precios. Por ello, si el importe de la factura es desproporcionado para los servicios o productos indicados, hay que estar alerta.
  • Servicio no prestado. Otra manera de comprobar que se trata de una factura falsa es cuando el servicio que figura en la misma no ha sido prestado. Por ejemplo, si una persona efectúa una factura para reformar una casa y luego no existe tal reforma, el fraude es evidente.
  • Ausencia de documentos acreditativos. Si además de la propia factura no hay documentos de entrega, albaranes o contratos que demuestren la validez de la factura, es sumamente sospechoso.
  • Reiteración en el tiempo. Si se repiten las mismas facturas a lo largo del tiempo, la probabilidad de que sean facturas falsas es muy elevada.

Facturas falsas y el delito de falsedad documental

Emitir y utilizar una factura falsa puede acarrear un delito de falsedad en documento mercantil. Según el Código Penal, el mismo tiene lugar cuando:

  1. Se altera un documento en alguno de sus elementos o requisitos de carácter esencial.
  2. Se simula un documento en todo o en parte, de forma que induzca a error en cuanto a su autenticidad.
  3. Se suponga en un acto la intervención de personas que no la han tenido, o se atribuya a las que han intervenido en él declaraciones distintas de las que hubieran hecho.
  4. Faltar a la verdad en la narración de los hechos.

De acuerdo al artículo 390.1 del Código Penal, la autoridad o funcionario público que, en el ejercicio de sus funciones, cometa falsedad serán castigados con:

  • Penas de prisión de 3 a 6 años.
  • Multa de 6 a 24 meses.
  • Inhabilitación especial por tiempo de 2 a 6 años.

En caso de que el documento falsificado es público, oficial o mercantil, el artículo 392.1 CP, estipula que el particular será castigado con:

  • Penas de prisión de 6 meses a 3 años.
  • Multa de 6 a 12 meses.

Cuando el documento falsificado es privado, el artículo 395 CP, establece pena de prisión de 6 meses a 2 años.

La emisión de facturas falsas y las sanciones de Hacienda

La factura falsa es una práctica ilegal y fraudulenta que perjudica tanto a las empresas y a los ciudadanos honestos, como a la Hacienda Pública. De hecho, en el artículo 201 de la Ley General Tributaria se establece que incumplir con el proceso de facturación implica una sanción de carácter grave para Hacienda.

Las sanciones por emitir facturas falsas pueden variar según la gravedad de la infracción:

  • Infracción grave por incumplir la normativa de facturación: multa del 1% del importe de operaciones facturadas indebidamente.
  • Infracción grave por no expedir factura o no contar con los documentos justificativos: multa del 2% del importe de operaciones no facturadas. Son 300 euros por cada operación no emitida en caso de desconocerse el importe.
  • Infracción muy grave por falseo de datos en la factura o sus documentos justificativos: multa del 75% del importe.

Los particulares que hacen uso de estas facturas falsas para maquillar gastos, reciben facturas fraudulentas o las usan para deducir gastos, también son sancionados. Las multas son de hasta el 150% del importe defraudado, mientras que las penas de prisión de hasta 6 años.

Además, los infractores serán privados de optar a ayudas públicas o beneficios fiscales por un lapso de tiempo específico.

Casos típicos de emisión de facturas falsas

La emisión, provecho y uso de facturas falsas es una práctica común en el ámbito empresarial y profesional, sobre todo en el ámbito de construcción, hotelería, consultoría y de informática. Algunos ejemplos típicos de facturas falsas son los siguientes:

Facturas falsas para pagar menos IVA

Tanto empresas como profesionales pueden emitir o solicitar facturas falsas que atribuyen a gastos relacionados con la actividad comercial. El IVA de dicha factura se resta al que han recaudado en el ejercicio fiscal, consiguiendo de esta manera evadir parte del pago correspondiente al IVA.

Facturas falsas para el seguro

Hay personas que optan por las facturas falsas con el propósito de inflar el importe a cubrir por el seguro, el cual puede ser de cualquier tipo. Dichas facturas suelen incluirse entre los documentos del informe requerido al momento de solicitar la indemnización económica, para que el dinero recibido sea mayor del que corresponde.

¿Buscas abogado especialista en derecho penal?

Te ayudamos a encontrar abogado penalista de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado penalista

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Consultar abogado

Más información