Daños y perjuicios

Los daños y perjuicios se refieren a la compensación que debe recibir una persona por las pérdidas o afectaciones sufridas debido a la acción o inacción indebida de otra.
Ideas clave
  • Los daños y perjuicios son una figura legal que busca indemnizar a quienes han sufrido pérdidas debido a acciones u omisiones de terceros.
  • Regulado principalmente en el Código Civil de Ecuador.
  • Dentro de los daños y perjuicios se incluyen los daños materiales, morales, el lucro cesante o el daño emergente.

¿Qué son los daños y perjuicios?

En el ámbito jurídico ecuatoriano, los daños y perjuicios constituyen una figura legal fundamental, dirigida a garantizar la reparación o indemnización a una persona que ha sufrido pérdidas o daños a causa de las acciones u omisiones de otra.

Esta figura busca, en la medida de lo posible, restituir al afectado a su situación previa al daño, a través de una compensación económica que cubra tanto daños materiales como inmateriales.

Marco legal de los daños y perjuicios en Ecuador

El marco normativo que regula los daños y perjuicios en Ecuador está principalmente consolidado en el Código Civil, específicamente en los artículos que tratan sobre las obligaciones en general y las que derivan de actos ilícitos.

Además, leyes especiales abordan los daños en contextos particulares, como el ambiental o el laboral, ampliando el espectro de aplicación de estas normas y adaptándolas a las necesidades específicas de cada ámbito.

Naturaleza de los daños

  • Daño material o patrimonial: incluye toda pérdida económica directamente relacionada con el daño sufrido, como la destrucción de bienes.
  • Daño moral: considera las afectaciones que, sin tener un impacto económico directo, deterioran la calidad de vida, el bienestar emocional o la reputación de una persona.
  • Lucro cesante: representa las ganancias que se han dejado de obtener como consecuencia directa del daño.
  • Daño emergente: refiere a los gastos o pérdidas económicas que surgen directamente como resultado del daño.

Elementos clave para la reclamación por daños y perjuicios

La efectividad de una reclamación por daños y perjuicios depende de la demostración clara de varios elementos:

Existencia de un daño

Debe ser concreto, cuantificable y demostrable.

Relación de causalidad

Es necesario establecer un vínculo directo entre la acción u omisión del responsable y el daño ocasionado.

La relación de causalidad es un elemento central en la definición de daños y perjuicios, para que pueda determinarse la responsabilidad civil y dar lugar a la indemnización. La relación de causalidad debe existir y, además, debe ser probada. 

De esta forma, hay situaciones en las que, a pesar de haberse producido daños y perjuicios, se rompe el nexo causal. Estos casos son:

  • Caso fortuito y fuerza mayor. Son acontecimientos que no se pueden imputar al causante, inevitables o imprevisibles. La diferencia entre ambos es que se considera caso fortuito un hecho que, de haber podido preverse, se hubiera evitado, mientras que el caso de fuerza mayor es aquél que, aunque previsible, es inevitable. Desde otro punto de vista, el caso fortuito se produce dentro de la actividad ordinaria, mientras que la fuerza mayor es un suceso extraño a la misma. Por otra parte, la prueba de estas circunstancias corresponde a quien las alega para exonerarse del pago de una indemnización.
  • Acción proveniente de un tercero. Es un hecho ilícito, ajeno, que rompe la relación de causalidad.
  • Acción o consentimiento del propio perjudicado.
  • Estado de necesidad. Los daños y perjuicios se produjeron por evitar un mal mayor, propio o ajeno.
  • Legítima defensa. Es el daño causado al defenderse de una agresión.

Culpa o negligencia

Se debe probar que hubo una falta por parte del agente causante, ya sea por acción indebida o por omisión.

La ley distingue tres especies de culpa o descuido:

Culpa grave, negligencia grave, culpa lata, es la que consiste en no manejar los negocios ajenos con aquel cuidado que aún las personas negligentes y de poca prudencia suelen emplear en sus negocios propios. Esta culpa, en materias civiles, equivale al dolo.

Culpa leve, descuido leve, descuido ligero, es la falta de aquella diligencia y cuidado que los hombres emplean ordinariamente en sus negocios propios. Culpa o descuido, sin otra calificación, significa culpa o descuido leve. Esta especie de culpa se opone a la diligencia o cuidado ordinario o mediano.

El que debe administrar un negocio como un buen padre de familia es responsable de esta especie de culpa.

Culpa o descuido levísimo, es la falta de aquella esmerada diligencia que un hombre juicioso emplea en la administración de sus negocios importantes. Esta especie de culpa se opone a la suma diligencia o cuidado.

El dolo consiste en la intención positiva de irrogar injuria a la persona o propiedad de otro.

Artículo 29 del Código Civil de Ecuador

Proceso para la reclamación en Ecuador

La reclamación de daños y perjuicios generalmente se inicia mediante la presentación de una demanda ante los tribunales civiles competentes. El demandante tiene la carga de probar, mediante evidencia y argumentación adecuada, los daños sufridos, su cuantificación económica, la relación causal con la acción u omisión del demandado, y la negligencia o culpa de este último.

La indemnización de perjuicios comprende el daño emergente y el lucro cesante, ya provengan de no haberse cumplido la obligación, o de haberse cumplido imperfectamente, o de haberse retardado el cumplimiento.

Exceptúanse los casos en que la ley la limita al daño emergente.

Exceptúanse también las indemnizaciones por daño moral determinadas en el Título XXXIII del Libro IV de este Código.

Artículo 1572 del Código Civil de Ecuador

Jurisprudencia y principios aplicables

La jurisprudencia en Ecuador ha desempeñado un papel crucial en la interpretación y aplicación de los conceptos relacionados con los daños y perjuicios. Los tribunales han establecido precedentes importantes que no solo clarifican los requisitos para una reclamación exitosa, sino que también establecen principios de equidad y justicia en la valoración de los daños y en la determinación de las compensaciones correspondientes.

Preguntas frecuentes sobre daños y perjuicios

  • ¿Es posible reclamar daños morales en cualquier situación? Sí, siempre y cuando se pueda demostrar la afectación emocional o de reputación de manera significativa y directamente relacionada con el acto o la omisión del demandado.
  • ¿Cómo se determina el monto de la compensación? El cálculo del monto indemnizatorio depende de múltiples factores, incluyendo la naturaleza y extensión del daño, así como la capacidad del daño para ser cuantificado económicamente. En muchos casos, se recurre a peritajes especializados para determinar el valor exacto de los daños materiales y morales.
  • ¿Existe un plazo específico para presentar una demanda por daños y perjuicios? El Código Civil establece plazos de prescripción que varían según la naturaleza del daño y las circunstancias en que se produjo. Es crucial iniciar el proceso legal dentro de estos plazos para evitar que la acción prescriba.

Conclusiones

La figura de los daños y perjuicios juega un rol esencial en el derecho ecuatoriano, no solo como mecanismo de compensación por daños sufridos sino también como una herramienta de disuasión contra conductas negligentes o ilícitas.

La correcta aplicación de estas normas requiere una comprensión detallada de los principios legales involucrados, así como una evaluación cuidadosa de las circunstancias particulares de cada caso, para asegurar que las indemnizaciones otorgadas sean justas y proporcionales al daño experimentado. Este enfoque garantiza la protección efectiva de los derechos de las personas afectadas y promueve la responsabilidad y el respeto por las obligaciones legales en toda la sociedad.

Categorías: Derecho Civil,General