Deuda líquida

Una deuda líquida es una deuda cuyo importe está perfectamente definido, y no necesita de ningún cálculo posterior ni de su determinación por un órgano judicial o administrativo.
Ideas clave
  • Una deuda es líquida si la cantidad debida está cuantificada y no necesitada de determinación posterior.
  • La deuda líquida es una deuda monetaria que debe ser pagada en dinero.
  • No se puede satisfacer una deuda líquida con otros bienes o servicios distintos del pago en metálico.
  • De la liquidez de la deuda se derivan consecuencias legales, como la posibilidad de exigir su pago en un proceso monitorio.

¿Buscas abogado especialista en deudas?

Te ayudamos a encontrar abogado especialista. Contamos con una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Consultar abogado

¿Qué es una deuda líquida?

Se dice que una deuda es líquida cuando su cuantía es cierta y determinada, y se conoce perfectamente su importe. 

Además, la deuda líquida supone una obligación de contenido monetario que no puede ser satisfecha por un medio distinto de su pago en dinero.

Se entiende que el importe de la deuda está determinado cuando no es preciso ningún cálculo posterior ni la intervención de una autoridad judicial o administrativa para definirlo.

El valor de una deuda líquida está cuantificado en el mismo momento de contraerla, y puede estar documentado en forma de facturas, albaranes, certificaciones, letras, etc.

Las deudas contraídas en caso de concesión de un préstamo, un crédito o una hipoteca son deudas líquidas.

¿Qué consecuencias legales tiene una deuda líquida?

El carácter líquido o no de una deuda tiene repercusiones en el ámbito legal, tanto en cuanto a la acreditación de su existencia y alcance como en relación con la tramitación procesal para su reclamación.

En este sentido, la Ley de Enjuiciamiento Civil toma en cuenta la liquidez de la deuda como requisito para poder proceder a la ejecución dineraria (artículo 571) y también para poder acudir a un procedimiento monitorio con el fin de reclamar la cantidad debida (artículo 812).

Para poder tramitar el procedimiento monitorio, en el que no se requiere la intervención de abogado ni procurador, se requiere que la deuda sea dineraria de cualquier importe, líquida, determinada, vencida y exigible, y que se acredite de alguna de las formas que detalla el propio artículo 812 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

¿Buscas abogado especialista en deudas?

Te ayudamos a encontrar abogado especialista. Contamos con una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Consultar abogado

Categorías: Derecho Civil,Deudas