Despido objetivo

El despido objetivo consiste en la decisión del empresario de extinguir el contrato laboral por causas objetivas reguladas en el Estatuto de los Trabajadores.

Se trata de uno de los tres tipos de despido clasificados en función de sus causas. Los otros dos tipos son el despido disciplinario y el despido colectivo.

Despido objetivo

La situación económica de la empresa es una de las causas reguladas en el Estatuto de los Trabajadores por las que un empresario puede tomar la decisión de realizar un despido objetivo.

Las causas del despido objetivo

En primer lugar, hay que decir que a diferencia del despido disciplinario, en el despido objetivo el trabajador no ha cometido una infracción pero existen ciertos motivos que justifican su despido.

El despido objetivo se encuentra regulado en el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores, en el cual se indican las siguientes causas objetivas de despido:

  1. Razones técnicas, organizativas, productivas o económicas de la empresa.
  2. Ineptitud del trabajador para realizar las funciones propias de su puesto de trabajo. Esta incapacidad debe ser conocida por la empresa con posterioridad a su incorporación.
  3. Falta de adaptación por parte del trabajadores a las modificaciones técnicas que haya tenido que realizar la empresa en su puesto de trabajo.
  4. Faltas de asistencia al trabajo cuando sean intermitentes (aunque estén justificadas) y alcancen los porcentajes máximos de faltas establecidos en el Estatuto de los Trabajadores.

Requisitos del despido objetivo

Si la empresa despide a un trabajador por causas objetivas debe cumplir una serie de requisitos para que se trate de un despido procedente.

La empresa debe comunicar el despido al trabajador por escrito, mediante la carta de despido, con una antelación mínima de 15 días explicando las causas. Además, la empresa tiene que entregarle la indemnización correspondiente al mismo tiempo que la carta de despido.

Si alguno de los requisitos no se cumple debidamente, el juez declarará que se trata de un despido improcedente.

Indemnización y derecho a prestación por desempleo en el despido objetivo

Los trabajadores que hayan sido despedidos por causas objetivos tendrán derecho a recibir una indemnización de 20 días por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades.

En caso de que el trabajador no esté de acuerdo con el despido, tiene derecho a impugnarlo ante los tribunales en un plazo de 20 días hábiles.

Independientemente de si el trabajador demanda o no a la empresa, tendrá derecho a cobrar el paro siempre que le corresponda.