Despido disciplinario

El despido disciplinario es la decisión unilateral de un empresario de poner fin a un contrato de trabajo debido a un incumplimiento grave por parte del trabajador. Se trata de la sanción más grave que puede aplicar el empresario al trabajador.

Este tipo de despido se encuentra regulado en el Estatuto de los Trabajadores, o bien, en los convenios colectivos correspondientes a cada sector.

Despido Disciplinario

Asistir al trabajo en estado de embriaguez con frecuencia es uno de los incumplimientos graves y culpables del trabajador que pueden ser causa de un despido disciplinario.

Para que un despido disciplinario sea procedente deben cumplirse requisitos formales como entregar una carta de despido. Si el empresario no cumple debidamente con los requisitos del despido disciplinario, podrá ser calificado por un juez como improcedente o incluso como despido nulo.

Por ello, es muy importante que el trabajador se asegure del cumplimiento de los requisitos por parte del empresario y en caso de que sospeche del incumplimiento podrá reclamar ante la justicia en un plazo de 20 días hábiles desde la fecha del despido.

¿Cuáles son las causas de un despido disciplinario?

El artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores establece las causas del despido disciplinario que deben ser graves y culpables:

  1. Faltas de asistencia o impuntualidad de manera repetida e injustificada.
  2. Ofensas verbales o físicas al empresario, a otros trabajadores o a sus familiares.
  3. Indisciplina o desobediencia en el trabajo, con graves repercusiones y advertida con anterioridad.
  4. Disminución del rendimiento de trabajo de forma continuada y voluntaria.
  5. Vulneración de la buena fe contractual y abuso de confianza en el desempeño del trabajo.
  6. Acoso al empresario u otros trabajadores por razones de origen, religión, discapacidad,edad, sexo u orientación sexual.
  7. Acudir al trabajo de forma habitual en estado de embriaguez o bajo los efectos de las drogas, y que esto afecte negativamente al rendimiento del trabajo.

¿Tiene indemnización el despido disciplinario?

Si el despido disciplinario cumple todos los requisitos, es decir es calificado como despido procedente, no da derecho a ninguna indemnización.

Lo que sí se podrá cobrar es el finiquito por cantidades pendientes como vacaciones, salarios, pagas extras, etc.

En todo caso, el despido aunque sea de tipo disciplinario, da derecho a cobrar el paro en las mismas condiciones que cualquier otro trabajador que haya perdido su empleo.