Desahucio por precario

Un desahucio por precario consiste en desalojar a personas que viven en un inmueble sin ser los propietarios ni poseer ningún tipo de contrato para poder residir en él (con o sin el permiso del propietario).

Se trata de una de las causas de desahucio (otra causa más conocida puede ser por impago, bien de la hipoteca o del alquiler) aunque no está recogida como tal en el Código Civil. Los tribunales se han visto obligados a crear este concepto concreto de desahucio para afrontar los diversos problemas surgidos.

Por lo tanto, ¿qué es el precario? Es la relación jurídica que se establece entre el propietario del inmueble y las personas que lo habitan. Además de no haber firmado ningún documento o contrato, para que exista precario es necesario que la persona que habita la vivienda no pague ninguna renta o compensación al propietario (aunque esta persona se haga cargo de gastos tales como suministros o similares).

¿Qué casos engloban los desahucios por precario?

Para comprender mejor los supuestos más habituales en los desahucios por precario resulta de interés dividirlos en dos aspectos importantes: con o sin consentimiento del propietario del inmueble.

  1. Sin consentimiento. Es el caso más claro y engloba a los conocidos como “okupas”, que son personas que se apropian de una vivienda y residen en ella sin ningún tipo de permiso ni firma de documento.
  2. Con consentimiento. Es en este segundo tipo donde se encuentran los supuestos más complicados y menos conocidos, relacionados principalmente con divorcios o con herencias. El propietario permite la ocupación del inmueble, pero no existe ningún contrato que demuestre ese consentimiento. Por ejemplo, son frecuentes supuestos como la cesión gratuita a familiares o amistades, o inmuebles utilizados solo por uno de los herederos (existiendo otros herederos con ese mismo derecho).

¿Qué se debe tener en cuenta a la hora de demandar un desahucio por precario?

Si eres el titular del bien inmueble ocupado y deseas finalizar el precario, no es necesario poseer ninguna causa o razón concreta para exigirlo, simplemente declarar esa voluntad.

Tras ello, en primer lugar es recomendable que con un mes de antelación se requiera a los ocupantes la devolución del inmueble (previo a la interposición de la demanda).

Finalmente, para iniciar el proceso de desahucio por precario es obligatorio contar con un abogado y un procurador, y se debe reunir todo tipo de documentación que permita acreditar al propietario que posee la titularidad del inmueble (así como la notificación de solicitud a los ocupantes efectuada previamente). Como es lógico, la persona que ocupa la vivienda no debe poseer ningún titulo suficiente sobre el inmueble para que la demanda impuesta de desahucio pueda ser efectiva.

La demanda se presentará en los Juzgados de Primera Instancia de donde esté situada la vivienda. Además, en el caso de que el propietario hubiera permitido esa ocupación, deberá exponer los motivos de la cesión gratuita (familiaridad, amistad, etc.).