Derecho de retracto

El derecho de retracto es una figura jurídica regulada por el Código Civil. Se refiere al derecho de una persona de quedarse con la cosa que una segunda persona ha vendido a un tercero, a cambio del mismo precio que hubiere pagado éste.

Se trata, así, de un derecho real de adquisición preferente que permite a un sujeto subrogarse, con las mismas condiciones contractuales, en un contrato de compraventa sobre un bien concreto.

Se distingue entre dos tipos: el derecho de retracto convencional y el derecho de retracto legal.

  • Derecho de retracto convencional: aquel en el que es el propio vendedor de una cosa el que se reserva el derecho de recuperarla dentro de un plazo establecido a cambio del precio que recibió por ella, es decir, se le permite al vendedor arrepentirse y recuperar la cosa que había vendido.
  • Derecho de retracto legal: se refiere al derecho de ocupar el puesto de aquel que realizó una compra o una dación en pago.

Así, en el derecho de retracto convencional intervienen dos sujetos, comprador y vendedor, que intercambiarán sus papeles en el caso de llegar a ejercitarse el derecho de retracto, y en el derecho de retracto legal intervienen tres sujetos, el comprador, el vendedor y un tercero que ostenta ese derecho de adquisición preferente.

Es importante recalcar que este derecho se ejercita siempre tras la enajenación, en la fase postadquisitiva, ya que, de realizarse con anterioridad, estaríamos ante el derecho de tanteo.

Por tanto, la diferencia fundamental entre el derecho de tanteo y de retracto reside en el momento del ejercicio del derecho.