Delito privado

Los delitos privados afectan a un sujeto o a varios en concreto, no a la colectividad de toda una población, y solo pueden ser perseguidos por la iniciativa del afectado.

Delito privado

Un delito privado es el que afecta a un sujeto o a varios en concreto, no a la colectividad de toda una población.

Tras la reforma del Código Penal de 2015, el abanico de delitos privados se redujo, por lo que podemos encontrar la regulación de los delitos privados entre los artículos 205 a 216.

¿Qué es un delito privado?

Para conocer el concepto de delito privado, es necesario recurrir a la clasificación de los delitos según su perseguibilidad y posible eficacia de perdón:

  • Públicos: se persiguen de oficio y no tienen perdón.
  • Semipúblicos: han de ser denunciados por uno de los afectados o su representante legal para poder ser perseguidos. Pueden tener un perdón eficaz para extinguir la pena que se hubiera impuesto.
  • Privados: cuentan con el perdón eficaz que elimina la pena aplicada. Estos delitos solo son perseguidos a iniciativa del ofendido o su representante legal.

¿Qué conductas se pueden considerar delito privado actualmente?

Tan solo las calumnias y las injurias contra particulares constituyen los delitos privados. Ambas acciones ilícitas se encuentran en el Título XI del Código Penal dedicado a los delitos contra el honor.

En estos casos no intervendrá el Ministerio Fiscal, ya que según el artículo 215 del Código Penal, la querella requerida ha de interponerse por el afectado.

¿Buscas un abogado especialista en delitos privados?

Te ayudamos a encontrar abogado penalista de confianza en tu ciudad, gratis y sin compromiso. Contamos con una amplia red de abogados colaboradores por toda España y en cualquier materia.

Tus datos serán cedidos únicamente a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ayudarte. [Más información]

Recopilamos los datos para gestionar tu petición. Si aceptas, cederemos tus datos a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ofrecer la mejor respuesta a tu solicitud. La base legal para ello será tu consentimiento. No cederemos tus datos en ningún otro caso, salvo obligación legal.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y oposición, entre otros, mediante correo postal o electrónico según indican nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.