Delito de odio

El delito de odio consiste en una infracción o acto penal motivado por prejuicios contra una o varias personas por el hecho de pertenecer a un determinado grupo social. Este delito se encuentra regulado en el artículo 510 del Código Penal.

Motivos que constituyen delito de odio

El objetivo principal de castigar este delito es proteger los derechos fundamental y la libertad de ciertos colectivos de personas que tradicionalmente han sido discriminados y se encuentran en desigualdad.

El sujeto pasivo del delito debe ser una persona o un grupo de personas que posean una característica común en relación con: la raza, la ideología, la religión o las creencias, el color de piel, el idioma, la nacionalidad, la orientación sexual, una discapacidad física o intelectual, el género o edad, entre otras.

Tipos de acciones o conductas que constituyen un delito de odio

Las conductas que están consideradas como hechos delictivos de odio y se castigan con la pena básica de prisión de 1 a 4 años y multa de 6 a 12 meses son:

  1. Fomentar, promover o incitar directa o indirectamente y de manera pública el odio, la hostilidad, discriminación o la violencia contra un grupo o una persona que pertenezca a dicho colectivo (por las razones expuestas en el apartado anterior de raza, religión, idioma, etc.).
  2. Producir o elaborar escritos u otro material similar con la intención de distribuirlos para provocar la conducta de odio o discriminación del anterior punto.
  3. Negar o trivializar públicamente y de manera grave los delitos de genocidio, lesa humanidad o contra las personas y bienes protegidos por los mismos motivos discriminatorias que mencionábamos anteriormente.