Delito de insubordinación

El delito de insubordinación militar es una falta que comete un integrante de la fuerza militar que desobedece o falta el respeto a un superior de la misma fuerza. El marco legal que regula estos delitos es la Ley Orgánica 14/2015, del 14 de octubre, del Código Penal Militar.

Delito de insubordinación

El delito de insubordinación militar es una falta que comete un integrante de la fuerza militar que desobedece o falta el respeto a un superior.

Esta Ley se aplica exclusivamente a las infracciones disciplinarias cometidas por los miembros de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil. También se regulan por la Ley 14/2015 los alumnos pertenecientes a instituciones de formación militar cuando se encuentren en misión de carácter militar e integrados a Unidades de las Fuerzas Armadas.

¿Buscas abogado especialista en Derecho Militar?

¿Buscas abogado especialista en Derecho Militar?

En Monteagudo & Vales somos abogados expertos en Derecho Militar y Guardia Civil con una amplia trayectoria y experiencia. Atendemos casos en toda España.

Contacta sin compromiso

¿Qué faltas se consideran delitos de insubordinación?

El Código Penal Militar define dos tipos de faltas que configuran delitos de insubordinación. El respeto y la obediencia son los pilares del sistema militar, por tanto, al faltar a estos valores se comete delito.

Los artículos 42, 43 y 44 se dedican a estas conductas y reconocen dos categorías: el insulto a un superior y la desobediencia.

Insulto a un superior

Integran esta categoría comportamientos de maltrato, de atentado a la libertad y a la identidad sexual, las amenazas y coacciones a un superior.

1. El militar que maltratare de obra a un superior o atentare contra su libertad o indemnidad sexuales, será castigado con la pena de seis meses a cinco años de prisión, pudiendo imponerse, además, la pena de pérdida de empleo y sin perjuicio de la pena que corresponda por los resultados lesivos producidos o las agresiones y otros atentados contra la libertad o indemnidad sexuales efectivamente cometidos, conforme al Código Penal.

Artículo 42.1 del Código Penal

Desobediencia

Como la palabra lo expresa, este delito se comete cuando el subordinado se niega a obedecer o no cumple las órdenes de sus superiores en situación de servicio.

La ley militar exceptúa del delito de desobediencia a quienes desobedezcan una orden que disponga actos contrarios a lo dispuesto en la Constitución, infracción de una ley o del Derecho Internacional.

1. El militar que se negare a obedecer o no cumpliere las órdenes legítimas de sus superiores relativas al servicio será castigado con la pena de tres meses y un día a dos años de prisión. Si se tratare de órdenes relativas al servicio de armas, se impondrá la pena de seis meses a seis años de prisión.

2. Cuando la desobediencia tenga lugar en situación de conflicto armado, estado de sitio, frente al enemigo, rebeldes o sediciosos, o en circunstancias críticas, se impondrá la pena de cinco a quince años de prisión.

3. No obstante, en ningún caso incurrirán en responsabilidad criminal los militares por desobedecer una orden que entrañe la ejecución de actos que manifiestamente constituyan delito, en particular contra la Constitución, o una infracción manifiesta, clara y terminante de una norma con rango de ley o del Derecho Internacional de los conflictos armados.

4. A los efectos del presente artículo se entenderá por superior a quien lo sea en la estructura orgánica u operativa, o a quien ejerza autoridad, mando o jurisdicción en virtud del cargo o función que desempeñe como titular o por sucesión reglamentaria.

Artículo 44 del Código Penal Militar

¿Qué castigos se imponen a quien comete delito de insubordinación militar?

El Código Penal Militar establece los castigos que recibe un insubordinado. Las sanciones varían de acuerdo con el tipo de insubordinación.

Penas por insultos a un superior

En caso de maltrato, atentado contra la libertad, contra la identidad sexual, coacción o amenaza, la ley prevé la prisión militar de 6 meses a 5 años. Además, puede disponerse la pérdida de empleo.

Los contextos situacionales en los que se producen los insultos son agravantes. Cuando se producen en situación de conflicto armado o estado de sitio, frente al enemigo o en situaciones críticas, se impone una pena de 10 a 20 años de prisión. También forma parte de situación agravante, la comisión del delito frente a rebeldes o sediciosos.

Si el militar coacciona, amenaza o calumnia a un superior, corresponde una pena de 6 meses a 3 años de prisión. En estos casos el insulto puede ocurrir ante otras personas, por escrito o mediante publicidad. Si no existen estas condiciones, se aplicará la mitad menor, es decir hasta 3 años de prisión.

Penas por desobediencia

El castigo por incumplimiento de órdenes legítimas relativas al servicio se pena con 3 meses y 1 día a 2 años de prisión.

La pena será de 6 meses a 6 años cuando las órdenes incumplidas se refieran al servicio de armas.

En situación de conflicto armado, estado de sitio o en otras situaciones críticas, la pena será de 5 a 15 años de prisión.

En el artículo 10 del Código Penal Militar se considera que en caso de delitos de insubordinación se considera la concurrencia de circunstancias atenuantes.

Se trata de situaciones en las que la insubordinación haya estado precedida por una inmediata provocación o por otra situación injusta que haya provocado en el subordinado un arrebato u otro estado emocional. Estas circunstancias serán consideradas a la hora de establecer el castigo ante la insubordinación.

El Código Penal establece, además, que en la aplicación de las penas los Tribunales militares seguirán las mismas reglas señaladas en el Código Penal. Asimismo se confiere a los Tribunales militares la facultad de aplicar formas sustitutivas de las penas de prisión por otras previstas en el Código Penal.

¿Cómo se define el carácter de “superior” en casos de delitos por insubordinación?

El régimen militar es piramidal, y en esta pirámide existen distintos grados y relaciones de superior-subordinado. El reconocimiento de esta dependencia de superior y subordinado es fundamental a la hora de establecer un delito de insubordinación.

El artículo 5 del Código Penal Militar establece que es superior con respecto a otro militar, el que cumpla los siguientes requisitos:

  • Desempeño de un empleo jerárquicamente más elevado.
  • Ejercicio de autoridad o mando en virtud de su cargo o función.

El militar de rango más elevado jerárquicamente, siempre debe ser considerado superior. Esta relación de superior-subordinado no se elimina si entre los militares existen vínculos familiares o de amistad.

Abuso de autoridad y delito de insubordinación

El Código Penal Militar español, prevé sanciones para el superior que abusando de sus facultades de mando, obliga a un subordinado a acciones ajenas al interés del servicio o atente contra derechos.

Por lo tanto, el subordinado que desobedece esas órdenes, no comete delito de insubordinación.

La importancia de la defensa jurídica en una investigación por delito de insubordinación militar

Corresponde a la órbita de tribunales militares la asignación de las sanciones dispuestas en las leyes militares. También le compete la defensa de los derechos de quienes recurren contra sanciones impuestas en vía disciplinaria militar.

En el procedimiento judicial el militar acusado tiene derecho a su defensa y a probar su inocencia. A partir del proceso, será el Tribunal Militar el que determine si el militar acusado de delito de insubordinación es culpable o no lo es. Si se considera que hubo delito, el Tribunal dictará la sentencia correspondiente de acuerdo a lo que establece el Código Penal.

El impacto de una acusación de delito por insubordinación puede perjudicar la carrera del militar, llegando hasta la pérdida del empleo. Asimismo, una denuncia mal formulada puede derivar en una condena de falsa denuncia. Por tanto, es imprescindible una defensa que atenúe las consecuencias.

La jurisdicción penal específica del ámbito castrense, requiere de estrategias de defensa especializadas. Es importante contar con asistencia de un profesional experto en delitos militares.

Abogados para Militares y Guardias Civiles

Abogados para Militares y Guardias Civiles

Contamos con una dilatada trayectoria profesional como especialistas en Derecho Militar y Derecho Administrativo de la Guardia Civil y las Fuerzas Armadas. Atendemos casos en toda España. Infórmate sin compromiso.

Consulta e infórmate