Daños y perjuicios

Jurídicamente revisado por: Juan Torroba Díaz
Se entiende por daños y perjuicios toda lesión con efectos económicos o menoscabo provocado a otra persona como consecuencia de una acción u omisión dolosa o culpable y que, como tal, es generadora de responsabilidad civil o penal.
Ideas clave
  • Los daños y perjuicios dan lugar a la acción de resarcimiento por daños y perjuicios.
  • Los daños y perjuicios pueden generar responsabilidad contractual, si se producen en el seno de una relación contractual, o extracontractual, en caso contrario.
  • La responsabilidad por daños también puede derivarse de la comisión de un delito.
  • El plazo para reclamar el resarcimiento por daños y perjuicios es diferente para la responsabilidad contractual y la extracontractual.

¿Buscas abogado especialista en daños y perjuicios?

Te ayudamos a encontrar abogado civilista de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado civil

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Consultar abogado

¿Qué son los daños y perjuicios?

Se habla de daños y perjuicios cuando una acción u omisión cometida al menos por culpa o negligencia provoca una lesión económica injusta a otra persona. 

Los daños y perjuicios dan lugar a la responsabilidad civil, que se puede reclamar por medio de la acción de resarcimiento por daños y perjuicios.

¿Dónde se regula la responsabilidad civil por daños y perjuicios?

El Código Civil regula la responsabilidad civil por daños y perjuicios en los artículos 1101 y 1902:

El artículo 1101 contempla la responsabilidad civil por daños y perjuicios derivados de una relación contractual.

Quedan sujetos a la indemnización de los daños y perjuicios causados los que en el cumplimiento de sus obligaciones incurrieren en dolo, negligencia o morosidad, y los que de cualquier modo contravinieren al tenor de aquéllas.

Artículo 1101 del Código Civil

El artículo 1902 contempla la responsabilidad civil extracontractual, por daños y perjuicios provocados fuera de una relación contractual.

El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado.

Artículo 1902 del Código Civil

Además, la responsabilidad civil puede derivar de los daños y perjuicios producidos como consecuencia de un delito. La responsabilidad civil derivada del delito está regulada en el artículo 109 del Código Penal.

1. La ejecución de un hecho descrito por la ley como delito obliga a reparar, en los términos previstos en las leyes, los daños y perjuicios por él causados.

2. El perjudicado podrá optar, en todo caso, por exigir la responsabilidad civil ante la Jurisdicción Civil.

Artículo 109 del Código Penal

La responsabilidad contractual por daños y perjuicios

Conforme al artículo 1101, existe la obligación de indemnizar por los daños y perjuicios causados cuando, en el cumplimiento de las obligaciones propias de una relación contractual, una de las partes incurre en dolo, negligencia o morosidad, o en cualquier otro comportamiento que contravenga el tenor de dichas obligaciones.

Para que haya responsabilidad civil contractual, es necesario que exista: 

  • Un daño o perjuicio que el perjudicado no tenga obligación de soportar.
  • Un incumplimiento o cumplimiento defectuoso de las obligaciones contractuales.
  • Concurrencia de dolo, negligencia o morosidad.
  • Un nexo causal entre la acción de incumplimiento y el daño o perjuicio.

Aunque exista una relación contractual entre el causante del perjuicio y el perjudicado, si no se cumplen las condiciones, se estará ante un supuesto de responsabilidad civil extracontractual.

La responsabilidad civil extracontractual por daños y perjuicios

Fuera del ámbito de una relación contractual, también existe obligación de resarcir o compensar a la persona que resulte injustamente afectada por cualquier daño o perjuicio provocado. La responsabilidad civil extracontractual también se denomina responsabilidad aquiliana.

El artículo 1902 del Código Civil establece la obligación de reparar el daño causado a otro por una acción u omisión en la que intervenga culpa o negligencia, lo que también implica tener que responder en caso de dolo.

En muchos casos, la responsabilidad civil extracontractual se extiende a todas las personas que de algún modo tienen un deber de vigilancia sobre el autor material del daño, y que, como consecuencia, deben responder por él.

En este sentido, deben responder los padres, los tutores, los curadores, los dueños o directores de establecimientos o empresas y los docentes o responsables del centro de enseñanza (artículo 1904), a menos que demuestren que emplearon toda la diligencia exigible para evitar el daño.

También existe responsabilidad objetiva en algunos casos para el dueño de un animal, el propietario de fincas de caza, el propietario de un edificio, etc.

La responsabilidad civil derivada del delito

Cuando se comete un delito, el culpable debe hacer frente a la responsabilidad penal, cumpliendo la pena que se le haya impuesto, que puede consistir en prisión, multa u otras. Pero la víctima del delito también tiene derecho a recibir un resarcimiento personal por los daños y perjuicios sufridos, y ese resarcimiento se satisface mediante la responsabilidad civil.

Además, en algunos casos puede haber exención de la responsabilidad penal, pero, aun así, permanecer la obligación de resarcir los daños causados.

La responsabilidad civil derivada del delito está regulada en el artículo 109 y siguientes del Código Penal.

Se deja a elección del perjudicado exigir las responsabilidad por la vía penal, como consecuencia del enjuiciamiento de la causa penal, o bien ante la jurisdicción civil directamente, conforme a lo que establezca la legislación civil.

¿En qué consiste el resarcimiento por daños y perjuicios?

Dada la diferente naturaleza de la responsabilidad civil por daños y perjuicios, el alcance del resarcimiento varía para cada caso: 

Alcance de la responsabilidad contractual por daños y perjuicios

En el caso de la responsabilidad civil contractual, de acuerdo con el artículo 1106 y 1108 del Código Civil, la indemnización por daños y perjuicios deberá incluir:

  • El valor de la pérdida o daño emergente.
  • El valor de la ganancia que haya dejado de percibir el perjudicado como consecuencia de los daños causados o lucro cesante.
  • Los intereses de demora, si la obligación consistía en el pago de una cantidad de dinero.

El alcance del resarcimiento también es diferente si el incumplidor actuó de buena o de mala fe (artículo 1107):

  • El deudor de buena fe responde de los daños y perjuicios previstos o que se hayan podido prever al tiempo de constituirse la obligación, y que sean consecuencia de su falta de cumplimiento.
  • El deudor de mala fe que haya actuado con dolo responde de todos los daños y perjuicios que conocidamente se deriven de la falta de cumplimiento de la obligación.

Alcance de la responsabilidad civil extracontractual por daños y perjuicios

Se incluyen en la responsabilidad extracontractual las indemnizaciones derivadas de daños o lesiones que se provoquen y no estén contempladas en un contrato.

El Código Civil no aclara el alcance de la responsabilidad, por lo que para algunos casos concretos, hay que acudir a leyes especiales que regulan el alcance de la indemnización, como son las leyes relativas al uso y circulación de vehículos a motor, a la navegación aérea, a los daños nucleares, a los daños causados por el ejercicio de la caza, las normas de protección de consumidores y usuarios, los daños causados por productos defectuosos y a la que regula la responsabilidad civil por los daños causados al medio ambiente.

La indemnización puede consistir en:

  • Indemnización por daños patrimoniales o materiales, esto es, los que afectan al patrimonio de forma directa o indirecta. Se incluyen en este grupo:
    • Daño emergente, es decir, la merma real en el valor económico de un bien que se produce como consecuencia de una lesión.
    • Lucro cesante, es decir, por las ganancias dejadas de percibir como consecuencia del daño, y que debe calcularse empleando parámetros objetivos.
  • Indemnización por daños morales, que no pueden ser evaluados económicamente y que son los más difíciles de probar y de cuantificar, pero cuya compensación admite la jurisprudencia. Normalmente se acude a tablas indemnizatorias incluidas en distintos baremos, como en el de accidentes de tráfico.

Alcance la de la responsabilidad civil por daños y perjuicios derivados del delito

El artículo 110 del Código Penal aclara qué se entiende por resarcimiento de daños y perjuicios y, por tanto, qué criterios se deben tener en cuenta a la hora de fijar el alcance de la responsabilidad.

Así, la responsabilidad incluye:

  • La restitución, que consistirá en restituir el mismo bien, siempre que sea posible.
  • La reparación del daño, que podrá consistir en obligaciones de dar, de hacer o de no hacer, o de hacer a costa del responsable.
  • La indemnización de perjuicios materiales y morales, incluyendo los causados a los familiares del agraviado y a terceros.

¿Cuál es el procedimiento para exigir el resarcimiento por daños y perjuicios?

Para exigir la responsabilidad civil, será necesario acudir al procedimiento contemplado en los artículos 712 a 714 de la Ley de Enjuiciamiento Civil y ejercitar la acción de resarcimiento por daños y perjuicios que corresponda según el hecho que la haya originado y según cuál haya sido la norma vulnerada.

Para ello, habrá que presentar junto al escrito de demanda una relación detallada de los daños sufridos, con su valoración, pudiéndose acompañar de los dictámenes de expertos y los documentos que se estimen oportunos.

1. Junto con el escrito en que solicite motivadamente su determinación judicial, el que haya sufrido los daños y perjuicios presentará una relación detallada de ellos, con su valoración, pudiendo acompañar los dictámenes y documentos que considere oportunos.

2. Del escrito y de la relación de daños y perjuicios y demás documentos se dará traslado por el Letrado de la Administración de Justicia a quien hubiere de abonar los daños y perjuicios, para que, en el plazo de diez días, conteste lo que estime conveniente.

Artículo 713 de la Ley de Enjuiciamiento Civil

¿Cuál es el plazo para reclamar?

Hay que tener en cuenta que el plazo para ejercitar la acción de resarcimiento por daños y perjuicios es limitado, y difiere según se trate de responsabilidad contractual o extracontractual:

  • La acción para reclamar por responsabilidad contractual prescribe a los 5 años desde que pueda exigirse el cumplimiento de la obligación (artículo 1964 del Código Civil).
  • La acción para reclamar por responsabilidad extracontractual prescribe al año desde que lo supo el agraviado (artículo 1968 del Código Civil).

No obstante, los tribunales están tendiendo a dar un tratamiento unitario a la responsabilidad civil independientemente del tipo de acción ejercitada por el demandante, ya que se entiende que el alcance de la obligación de resarcir es la misma en ambos casos.

¿Buscas abogado especialista en derecho civil?

Te ayudamos a encontrar abogado civilista de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado civil

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Consultar abogado

Categorías: Derecho Civil,General

Revisado por expertos
Juan Torroba Díaz, abogado experto en responsabilidad civil y derecho de seguros
Juan Torroba Díaz
Abogado especialista en responsabilidad civil y seguros
8 años colegiado
Colegio de Abogados de Málaga (nº 9.418)

En conceptosjuridicos.com contamos con el asesoramiento de un panel de expertos formado por abogados especialistas. Puedes consultar quiénes son nuestros expertos aquí.