Custodia compartida

La custodia compartida se produce en caso de separación o divorcio con hijos menores en común y supone que ambos padres poseen la guarda y custodia de los hijos en igualdad de condiciones y con los mismos derechos y deberes.

Así lo indica Wikipedia, que define la custodia compartida como “la situación legal mediante la cual, en caso de separación matrimonial o divorcio, ambos progenitores ejercen la custodia legal de sus hijos menores de edad, en igualdad de condiciones, de derechos y deberes sobre los mismos”.

Por lo tanto, a diferencia de la custodia monoparental, la guarda y custodia compartida implica que los dos progenitores tienen derecho a convivir con los hijos por períodos de tiempo estipulados por un juez.

Es importante no confundir la guarda y custodia con la patria potestad. Independientemente del tipo de custodia que se decida ambos progenitores conservarán la patria potestad en todo momento (ésta sólo se perderá en caso de fallecimiento del progenitor o por una orden judicial).

Tipos de custodia compartida

Pueden establecerse dos tipos diferentes de custodia compartida en función de las medidas tomadas por el juez:

  1. La custodia compartida conjunta, supone que ambos padres conservan todos los derechos y obligaciones sobre el hijo. Existen dos posibilidades dentro de este tipo: con cambio de residencia (cada padre tiene un domicilio y es el hijo el que se mueve) o sin cambio de residencia (los niños siempre viven en la vivienda familiar habitual de antes del divorcio y son los padres quienes se cambian de domicilio).
  2. Custodia compartida alterna. En este caso se establecen períodos alternos de custodia que pueden variar desde mensuales hasta anuales. El progenitor que no conviva durante ese tiempo con el hijo tiene derecho a un régimen de visitas.

En cualquiera de los dos supuestos, se elimina el pago de la pensión alimenticia, debido a que ambas partes deben responsabilizarse de los gastos habituales de los hijos.

¿Qué requisitos se tienen que dar para que un juez otorgue la custodia compartida?

Aunque cada vez está siendo más frecuente en los últimos años que se aplique la custodia compartida, sigue siendo mayoritaria la elección de la custodia monoparental (normalmente favorable a la madre).

Pero el concepto de custodia compartida ha sufrido una importante evolución. El  Tribunal Constitucional ya establece que debe ser el régimen normal e incluso deseable (no de tipo excepcional), debido a que es la opción que prevalece el interés de los hijos menores.

Por supuesto, esto será así siempre y cuando el juez valore ciertos requisitos necesarios:

  1. El resultado de los informes psicológicos exigidos legalmente y realizados tanto a los padres como a los menores.
  2. La relación entre los padres y el respeto mutuo en sus relaciones personales.
  3. La edad de los menores y el número de hijos.
  4. Los deseos o preferencias de los hijos (de los mayores de 12 años).
  5. Cumplimiento de los deberes relacionados con los menores por parte de los padres.
  6. La disponibilidad de los padres.
  7. La práctica anterior de los padres con los hijos y sus aptitudes personales.
  8. La cercanía de los domicilios de los progenitores.
  9. Similares pautas educativas por parte de los padres.

Por lo tanto, se valoran una serie de aspectos que garanticen el bienestar de los niños en caso de decretar la custodia compartida (que podrá establecerse incluso si los padres no estuvieran de acuerdo).

Finalmente, hay que decir que el juez no tendrá en cuenta la custodia compartida como posibilidad si un cónyuge se encontrase incriminado en un proceso penal en relación con el otro cónyuge o los hijos, o cuando se sospeche de la existencia fundada de violencia doméstica.