Curador

El curador es una persona designada para complementar la capacidad de obrar de otra, que presenta ciertas limitaciones, en determinados actos jurídicos.

Curador

El curador se encarga de representar a una persona que ha sido sometida a la curatela.

Se trata de uno de los tres tipos de guarda y protección de menores o incapacitados que prevé el Código Civil, junto con la tutela y la defensoría judicial.

El ejercicio de esta función se denomina curatela, y siempre está siempre sujeto a supervisión judicial.

La guarda y protección de la persona y bienes o solamente de la persona o de los bienes de los menores o incapacitados se realizará, en los casos que proceda, mediante:

1. La tutela.

2. La curatela.

3. El defensor judicial.

Artículo 215 del Código Civil

Marco legal de la curatela

La curatela es una institución regulada por el Código Civil y otras leyes. Sus normas se encuentran en:

  • Código Civil, Libro Primero, Título X:
    • Artículos 215 y 216.
    • Artículos 286 y siguientes,
    • 294 a 298, para la declaración de prodigalidad.
  • Facultades de los menores emancipados, artículo 323.
  • Ley 15/2015 de Jurisdicción Voluntaria. Esta ley, en materia de familia, regula distintos procedimientos, entre éstos la tutela, curatela y guarda de hecho. Específicamente se refiere a la tutela y curatela en sus artículos 44 a 51.

Personas sujetas a curatela

Según el Código Civil deben tener un curador:

  • Los menores emancipados huérfanos o cuyos padres hayan perdido la patria potestad y los menores sujetos a tutela judicialmente emancipados, para los actos que no pueden realizar por sí mismos enumerados en el artículo 286 del Código Civil.
  • Los declarados pródigos. La prodigalidad es considerada una causa de incapacidad. Consiste en el consumo arbitrario de los bienes propios, la dilapidación o derroche del patrimonio.
  • Los incapacitados afectados en forma media o atenuada, para un conjunto de actos, para los cuales requieren la presencia del curador.

Están sujetos a curatela:

1. Los emancipados cuyos padres fallecieren o quedaran impedidos para el ejercicio de la asistencia prevenida por la Ley.

2. Los que obtuvieren el beneficio de la mayor edad.

3. Los declarados pródigos.

Artículo 286 del Código Civil

Igualmente procede la curatela para las personas a quienes la sentencia de incapacitación o, en su caso, la resolución judicial que la modifique coloquen bajo esta forma de protección en atención a su grado de discernimiento.

Artículo 287 del Código Civil

Designación del curador

No hay normas muy específicas respecto de la designación del curador. El Código Civil expresa que son aplicables a los curadores las mismas normas que para los tutores.

Son aplicables a los curadores las normas sobre nombramiento, inhabilidad, excusa y remoción de los tutores.

No podrán ser curadores los quebrados y concursados no rehabilitados.

Artículo 291 del Código Civil

La curatela debe ser designada por un juez. Sin embargo, esta designación puede ser promovida:

  1. Por los familiares o quienes tengan la guarda de la persona incapacitada, a fin de que pueda ser designado por el juez. Esta es una carga obligatoria.
  2. Por cualquier persona que tenga conocimiento de la necesidad de un curador, poniéndolo en conocimiento del juez o el Ministerio Fiscal.
  3. De oficio. De acuerdo a la obligación del juez de designar. En el caso de que hubiera existido un tutor, el Ministerio Fiscal puede solicitar al juez que lo designe curador de oficio, de acuerdo a lo establecido por el artículo 292 del Código Civil:

Si el sometido a curatela hubiese estado con anterioridad bajo tutela, desempeñará el cargo de curador el mismo que hubiese sido su tutor, a menos que el Juez disponga otra cosa.

Artículo 292 del Código Civil

Además, se debe tener en cuenta que:

  • La curatela puede ser asignada a una persona física o jurídica.  Esto se realiza a través de las llamadas entidades tutelares, que son organizaciones sin fines de lucro reconocidas como tales por las Autonomías.
  • El curador no es el representante legal, sino que se limita a complementar su capacidad de obrar, asistiendo caso por caso.
  • Existe un orden de preferencias para el nombramiento del curador (artículo 234 del Código Civil), sin embargo, el Juez puede elegir el que estime más conveniente en función del beneficio de la persona incapacitada.
  • La curatela se debe inscribir en el Registro Civil.

Las resoluciones judiciales sobre los cargos tutelares y de curatela habrán de inscribirse en el Registro Civil.

Dichas resoluciones no serán oponibles a terceros mientras no se hayan practicado las oportunas inscripciones.

Artículo 218 del Código Civil

Funciones del curador en derecho

La función del curador es asistir o complementar la capacidad de la persona puesta bajo su curatela para aquéllos actos jurídicos en los que no pueda realizar por sí mismo.

En los casos del artículo 286 la curatela no tendrá otro objeto que la intervención del curador en los actos que los menores o pródigos no puedan realizar por si solos.

Artículo 288 del Código Civil

¿Cuáles son estos actos?

Dichos actos están establecidos en el Código Civil y son:

  • Menores emancipados o que hubiesen obtenido la mayoría de edad. Los que no pueden realizar sin el consentimiento de los padres o el curador en su defecto: tomar préstamos, enajenar o gravar bienes inmuebles, establecimientos comerciales o industriales u objetos de valor extraordinario. En este caso la curatela tiene un contenido fijo.
  • Declarados pródigos: actos expresamente determinados en la sentencia de declaración de prodigalidad.

Los actos del declarado pródigo anteriores a la demanda de prodigalidad no podrán ser atacados por esta causa.

Artículo 297 del Código Civil

  • Otras incapacidades: la curatela es variable, ya que el curador interviene en los actos que disponga la sentencia judicial de incapacidad.

La curatela de los incapacitados tendrá por objeto la asistencia del curador para aquellos actos que expresamente imponga la sentencia que la haya establecido.

Artículo 289 del Código Civil

Si la sentencia de incapacitación no hubiese especificado los actos en que deba ser necesaria la intervención del curador se entenderá que ésta se extiende a los mismos actos en que los tutores necesitan, según este Código, autorización judicial.

Artículo 290 del Código Civil

Las funciones típicas del curador son complementar la capacidad de la persona bajo su curatela, mediante asistencia y protección de sus intereses, complementando sus capacidades si lo considera útil y autorizando fehacientemente cuando corresponda.

Como vemos, la labor del curador es esporádica, ya que solamente actúa cuando el curatelado lo requiere.

¿Qué no puede hacer un curador?

Sin embargo, no podrá:

  • Actuar sino a petición expresa de su curatelado.
  • Recibir liberalidades de su curatelado en actos a título gratuito.
  • Adquirir o transmitir bienes a su curatelado a título oneroso.
  • Autorizar actos en los que interviene como parte.

Se prohíbe a quien desempeñe algún cargo tutelar:

1. Recibir liberalidades del tutelado o de sus causahabientes, mientras que no se haya aprobado definitivamente su gestión.

2. Representar al tutelado cuando en el mismo acto intervenga en nombre propio o de un tercero y existiera conflicto de intereses.

3. Adquirir por título oneroso bienes del tutelado o transmitirle por su parte bienes por igual título.

Artículo 221 del Código Civil

Obligaciones del curador

El curador está obligado a:

  1. Aceptar la curatela y prestar fianza, para lo cual tiene un plazo de 15 días a partir de la constitución de la curatela, o en su caso excusarse de la aceptación.
  2. Informar al juez anualmente sobre la asistencia prestada a la persona sometida a su curatela y sus necesidades, a fin de que el juez pueda evaluar el cumplimiento de las funciones y conveniencia de continuar con la curatela, reemplazarla por un tutor o darla por finalizada.
  3. Informar y pedir autorización al juez para actos de mayor envergadura, como enajenación de un inmueble, toma de una hipoteca, gastos extraordinarios o cambio de domicilio.

Extinción de la curatela

La curatela se extingue cuando cesa la causa que la motivó. Así, las causas de extinción son:

  • Cuando la persona sujeta a curatela alcanza la mayoría de edad, es decir, a los 18 años.
  • Por finalización de la declaración de prodigalidad.
  • Recuperación de las plenas capacidades del curatelado o por designación de un tutor.
  • Por adopción del menor sujeto a curatela.
  • Por fallecimiento del mismo.

Desde luego se deben tener en cuenta situaciones del curador, como, por ejemplo:

  1. Que haya sobrevenido una incapacidad que le impida continuar ejerciendo la curatela.
  2. Por mal desempeño de sus funciones o ineptitud.
  3. Por problemas de vinculación entre curador y curatelado.

Diferencias entre curador y tutor

Tanto la tutela como la curatela son instituciones establecidas por el juez, y forman parte de los tres tipos de protección jurídica hacia menores e incapaces que establece el Código Civil.

La causa principal de la elección entre designar un tutor o un curador, radica en la capacidad de la persona, o el grado de sus limitaciones o discernimiento, para necesitar de una u otra figura.

El tutor protege los intereses de una persona totalmente incapaz de obrar, mientras que el curador actúa en casos de incapacidad parcial y solo para los actos que no pueda realizar por sí mismo.

¿Buscas un abogado especialista en curatelas?

Te ayudamos a encontrar abogado de confianza en tu ciudad, gratis y sin compromiso. Contamos con una amplia red de abogados colaboradores por toda España y en cualquier materia.

Tus datos serán cedidos únicamente a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ayudarte. [Más información]

Recopilamos los datos para gestionar tu petición. Si aceptas, cederemos tus datos a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ofrecer la mejor respuesta a tu solicitud. La base legal para ello será tu consentimiento. No cederemos tus datos en ningún otro caso, salvo obligación legal.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y oposición, entre otros, mediante correo postal o electrónico según indican nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.