¿Quién tiene derecho a un abogado de oficio?

El abogado de oficio es designado por el colegio de abogados cuando una persona no tiene recursos económicos suficientes para pagar un abogado de su elección o cuando, teniendo recursos económicos, no tiene otro abogado o no lo ha elegido. Su función es asegurar que todo el mundo tenga acceso a una defensa legal adecuada, en caso de necesidad.

Pero tener derecho a un abogado de oficio no implica tener derecho a la asistencia jurídica gratuita, así que, si el defendido no se encuentra en uno de los casos en los que la ley reconoce este derecho, tendrá que pagar los servicios del abogado de oficio.

Tienen derecho al acceso a la asistencia jurídica gratuita, y por tanto a la defensa gratuita por un abogado de oficio:

  • Los españoles, los ciudadanos de la Unión Europea y los extranjeros que se encuentren en España y acrediten no tener recursos para litigar.
  • Las Entidades Gestoras y Servicios Comunes de la Seguridad Social.
  • Las demás personas físicas y jurídicas que se detallan en el artículo 2 de la Ley 1/1996, de 10 de enero, de asistencia jurídica gratuita, no exigiéndose en muchos casos cumplir con el requisito de insuficiencia de recursos, como ocurre en relación con las víctimas de violencia de género.
Conceptos relacionados