¿Qué ocurre si el inquilino no se quiere ir?

Hay varios motivos por los cuales un inquilino puede negarse a abandonar el inmueble sin tener derecho a permanecer en él. En la mayoría de los casos, la solución es ejercitar la acción de desahucio y obligarle a desalojarlo:

  • Si finalizado el contrato, no se marcha y sigue pagando la renta, pasados 15 días sin oposición del arrendador, se entiende que hay renovación por tácita reconducción. El arrendatario puede evitarlo notificándole antes su oposición. Si aun así, no se marcha, aunque siga pagando la renta, se puede ejercitar la acción de desahucio por vencimiento del plazo.
  • Si finalizado el contrato, no se marcha y tampoco paga, se puede ejercitar la acción de desahucio por expiración del plazo y además reclamar el pago de la deuda.
  • Si el proceso de desahucio termina por allanamiento del demandado (dando la razón al demandante), en la sentencia se fijará día y hora para el lanzamiento, en caso de que el inquilino no abandone voluntariamente el inmueble en el plazo establecido.
  • Si un nuevo adquirente por subasta judicial de inmuebles se encuentra con que el inmueble está ocupado por el inquilino sin justo título, podrá solicitar directamente el lanzamiento.

¿Buscas abogado especialista en arrendamientos?

Te ayudamos a encontrar abogado civilista de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado civil

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Consultar abogado
Consultas relacionadas con Contrato de arrendamiento