¿Qué ocurre en caso de fallecimiento de un inquilino de renta antigua?

En caso de fallecimiento de un inquilino cuyo contrato de arrendamiento se formalizó con anterioridad al 9 de mayo de 1985, la disposición transitoria segunda de la Ley de Arrendamientos Urbanos establece que podrán subrogarse en los derechos y obligaciones del inquilino, por este orden:

  • El cónyuge no separado legalmente o de hecho.
  • En su defecto, los hijos que conviviesen con él durante los 2 años anteriores.
  • En defecto de los anteriores, los ascendientes del arrendatario que estuviesen a su cargo y conviviesen con él los 3 años anteriores.

Fallecido el subrogado, se extinguirá el contrato, salvo supuestos de minusvalía y de que hubiera hijos del inquilino convivientes al tiempo de fallecimiento del cónyuge.

Si el inquilino fallecido ya era un primer subrogado bajo la vigencia de la anterior ley de arrendamientos urbanos, de 1964, solo podrá continuar el contrato su cónyuge no separado y, en su defecto, los hijos del fallecido que convivieran en la vivienda durante los 2 años anteriores, y no se permiten ulteriores subrogaciones.

Si el inquilino fallecido ya era un segundo subrogado, no se admiten más subrogaciones.

¿Buscas abogado especialista en arrendamientos?

Te ayudamos a encontrar abogado civilista de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado civil

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Consultar abogado
Consultas relacionadas con Arrendatario