Artículo 271 del Código Civil

El tutor necesita autorización judicial:

1.º Para internar al tutelado en un establecimiento de salud mental o de educación o formación especial.

2.º Para enajenar o gravar bienes inmuebles, establecimientos mercantiles o industriales, objetos preciosos y valores mobiliarios de los menores o incapacitados, o celebrar contratos o realizar actos que tengan carácter dispositivo y sean susceptibles de inscripción. Se exceptúa la venta del derecho de suscripción preferente de acciones.

3.º Para renunciar derechos, así como transigir o someter a arbitraje cuestiones en que el tutelado estuviese interesado.

4.º Para aceptar sin beneficio de inventario cualquier herencia, o para repudiar ésta o las liberalidades.

5.º Para hacer gastos extraordinarios en los bienes.

6.º Para entablar demanda en nombre de los sujetos a tutela, salvo en los asuntos urgentes o de escasa cuantía.

7.º Para ceder bienes en arrendamiento por tiempo superior a seis años.

8.º Para dar y tomar dinero a préstamo.

9.º Para disponer a título gratuito de bienes o derechos del tutelado.

10. Para ceder a terceros los créditos que el tutelado tenga contra él, o adquirir a título oneroso los créditos de terceros contra el tutelado.

art 271 cc

Este artículo del Código Civil español hace referencia a la tutela y, en concreto, se refiere a las situaciones en las que el tutor legal requiere una autorización judicial para realizar determinados actos en relación con el tutelado.

Estos actos son los siguientes:

  • Internar al tutelado en un establecimiento de salud mental, de educación o de formación especial.
  • Enajenar o gravar bienes inmuebles, establecimientos mercantiles o industriales, objetos preciosos y valores mobiliarios.
  • Celebrar contratos o realizar actos que tengan carácter dispositivo.
  • Renunciar a derechos.
  • Aceptar una herencia sin beneficio de inventario o repudiarla.
  • Hacer gastos extraordinarios en los bienes.
  • Entablar demanda en nombre del tutelado (excepto para asuntos urgentes o de una cuantía baja).
  • Ceder bienes en arrendamiento por más de seis años.
  • Dar y tomar dinero a préstamo.
  • Disponer a título gratuito de bienes o derechos del tutelado.
  • Ceder a terceros los créditos que el tutelado tenga contra él.
  • Adquirir a título oneroso los créditos de terceros contra el tutelado.

Artículos relacionados