Vicios redhibitorios

Los vicios ocultos en Colombia, también conocidos como vicios redhibitorios, son aquellos defectos que tiene un bien y que no se pueden detectar con facilidad cuando se hace el proceso de compra y venta. Este tipo de problemáticas en la propiedad le otorgan el derecho al comprador de exigir la reparación o terminar el contrato.

Estos desperfectos hacen que la utilidad del bien no pueda darse de la manera ideal, ya sea porque afectan en gran medida su utilización o la reducen. En caso de que estos vicios ocultos fueran conocidos por el comprador al momento de la compra, este no habría adquirido dicha propiedad o, en su defecto, hubiese pedido una rebaja en su precio.

En la práctica, los vicios redhibitorios representan una problemática con cierta gravedad. El bien puede ser utilizado, pero no representa el valor pagado en un comienzo al realizar la transacción. Su uso sí se ve afectado en mayor o menor medida, lo que posibilita la reclamación por parte del comprador.

En caso de que la propiedad sea inutilizable, este tipo de desperfectos son distintos al que aquí se menciona. Así mismo, en caso de ser detectables a simple vista al momento de la compra, tampoco pueden clasificarse como vicios ocultos.

Características comunes de los vicios ocultos

Dentro del capítulo VIII del Código Civil colombiano se mencionan los vicios ocultos bajo el título “del saneamiento de vicios redhibitorios”. Una serie de características de los vicios ocultos se pueden encontrar en el artículo 1915:

  • Estos daños deben existir al momento de la venta del bien. No pueden haberse dado de manera posterior a la compra.
  • Deben afectar la utilidad del bien adquirido, así sea de manera parcial. Esto afecta el valor comercial del objeto y el comprador hubiese dado menos dinero por este o no lo hubiese comprado.
  • El vendedor debe haber guardado su existencia para sí mismo. Bajo esta misma característica, los daños son fácilmente ignorados, esto quiere decir que el comprador no actuó de manera negligente, ya sea por falta de conocimiento acerca del tema o porque no son fácilmente identificables.

Bajo el artículo 1916 se menciona que el vendedor está en la obligación de sanear aquellos vicios ocultos de los que tenía conocimiento, pero que no fueron informados a la persona que realizó la compra.

Si se ha estipulado que el vendedor no estuviere obligado al saneamiento por los vicios ocultos de la cosa, estará sin embargo obligado a sanear aquéllos de que tuvo conocimiento y de que no dio noticia al comprador.

Artículo 1916 del Código Civil 

¿A qué tiene derecho el comprador al enterarse de la existencia de vicios ocultos?

Una vez se adquiere un bien y se pone en funcionamiento o se comienza a usar, puede que aparezcan estos desperfectos ya existentes. El comprador va a notar que el objeto no cumple con sus funciones y puede reclamar al vendedor.

En caso de que se compruebe la existencia de vicios redhibitorios que el vendedor ocultó con conocimiento de estos, el comprador puede hacer ciertas exigencias para ser recompensado por esto:

  • Existe el derecho de rescisión o de la rebaja del precio. Esto se encuentra en el artículo 1917 en el que se menciona el derecho que tiene el comprador a exigir la anulación de la transacción o una rebaja en el precio total del bien.
  • Así mismo, en el artículo 1918 se habla de la “responsabilidad del vendedor por conocimiento de los vicios”. En este caso, el vendedor está obligado a restituir o rebajar el precio del objeto. También puede indemnizar por los perjuicios ocasionados al comprador, esto en caso de que realmente conozca los vicios ocultos o debiera conocerlos gracias a su oficio o la profesión que desempeña.