Legítima defensa

La legítima defensa es una de las causas que permiten excluir la antijuricidad. Esto quiere decir que es causa para eliminar la responsabilidad penal de alguien que lleva a cabo una acción que puede ser punible. Dicha responsabilidad surge cuando el acto se comete para impedir que se produzca una agresión ilegítima hacia una persona o sus derechos.

Legítima defensa en el Código Penal

Dentro del Código Penal colombiano se hace referencia a la legítima defensa en el artículo 32, que menciona las situaciones en las que existe ausencia de responsabilidad penal. Entre otras causas se menciona que:

No habrá lugar a responsabilidad penal cuando:

(...)

6. Se obre por la necesidad de defender un derecho propio o ajeno contra injusta agresión actual o inminente, siempre que la defensa sea proporcionada a la agresión.

Se presume la legítima defensa en quien rechaza al extraño que, indebidamente, intente penetrar o haya penetrado a su habitación o dependencias inmediatas.

7. Se obre por la necesidad de proteger un derecho propio o ajeno de un peligro actual o inminente, inevitable de otra manera, que el agente no haya causado intencionalmente o por imprudencia y que no tenga el deber jurídico de afrontar.

(...)

Artículo 32 del Código Penal

En el caso de la legítima defensa privilegiada se debe tener en cuenta la proporcionalidad de acuerdo a la racionalidad de la conducta.

Código Penal Militar y la legítima defensa

Dentro del artículo 33 del Código Penal Militar se mencionan las situaciones de ausencia de responsabilidad. Entre estas se encuentran puntos relacionados con la legítima defensa como:

  • En caso de que sea necesario defenderse o defender el derecho de otro contra alguna agresión injusta que se dé o que sea inminente. La defensa debe ser proporcional a la agresión.
  • “Se presume la legítima defensa en quien rechaza al extraño que, indebidamente, intente penetrar o haya penetrado a su habitación o dependencias inmediatas”.
  • La acción se da para proteger un derecho propio o de un tercero frente a un peligro inminente o actual que no pueda ser evitado de otra manera. Este no debe ser causado por el agente por imprudencia o de manera intencional.

El concepto de legítima defensa en los miembros de las fuerzas militares es muy importante durante el cumplimiento de cualquier misión. Existen muchas situaciones a las que deben enfrentarse en las que es necesario entender este concepto y cómo puede aplicarse en los casos en que deban repelerse algunas acciones violentas de las que puedan ser víctimas.

Históricamente, el principio de legítima defensa está relacionado de manera directa con el instinto de conservación del ser humano. Con el paso del tiempo se ha reglamentado y se tiene en cuenta la proporcionalidad de las acciones para determinar si existe o no la legítima defensa en diversas situaciones.

Además, se reconoce que no es solo aplicable contra los ataques o peligros actuales, sino que también es válido en caso de un peligro inminente. Esto no solo es aplicable a un ciudadano de forma individual, sino que también se extrapola a organismos estatales.