Daños y perjuicios

Los daños y perjuicios son las situaciones que, moral o materialmente, afectan los intereses de una persona y actúan en contra de una norma jurídica establecida.
Ideas clave
  • Los daños y perjuicios se regulan dentro del Código Civil de Colombia y generan la obligación de indemnizar para resarcir esos perjuicios causados.
  • La indemnización por estos conceptos comprende dos elementos: daño emergente y lucro cesante.
  • Es posible poner una demanda por daños y perjuicios en el ámbito penal siempre que se cumplan ciertos aspectos.

¿Qué son los daños y perjuicios en Colombia?

Cada uno de estos conceptos engloba características específicas:

  1. Daños. Estos se refieren a las afectaciones negativas que recaen sobre el patrimonio, los bienes o la integridad de una persona. Por tanto, pueden ser de origen patrimonial o extrapatrimonial:
    • En el primer caso se da una afectación al patrimonio y se pueden subclasificar en: daño emergente y lucro cesante.
    • Por el lado de los daños extrapatrimoniales (o aquellos que pueden afectar los derechos personales y morales de una persona) pueden subdividirse en: daños corporales y daños morales.
  2. Perjuicios. Este concepto se relaciona con los gastos ocasionados por una acción o una omisión de una tercera persona. También puede tratarse del hecho de dejar de recibir ciertas ganancias debido a otra persona. Los perjuicios solo son de índole patrimonial y no afectan la integridad de la persona.

Aunque se trata de términos diferenciados, para el ámbito jurídico es muy común que se usen juntos para obtener la indemnización requerida para redimir el daño o perjuicio causado.

Según el Código Civil colombiano la indemnización por estos conceptos comprende dos elementos: daño emergente y lucro cesante. Según el grado en el que se afecte a la persona, se usan algunas fórmulas que permiten establecer una indemnización adecuada para el caso.

La indemnización de perjuicios comprende el daño emergente y lucro cesante, ya provenga de no haberse cumplido la obligación, o de haberse cumplido imperfectamente, o de haberse retardado el cumplimiento.

Exceptúanse los casos en que la ley la limita expresamente al daño emergente.

Artículo 1613 del Código Civil de Colombia

Entiéndese por daño emergente el perjuicio o la pérdida que proviene de no haberse cumplido la obligación o de haberse cumplido imperfectamente, o de haberse retardado su cumplimiento; y por lucro cesante, la ganancia o provecho que deja de reportarse a consecuencia de no haberse cumplido la obligación, o cumplido imperfectamente, o retardado su cumplimiento.

Artículo 1614 del Código Civil de Colombia

¿Cuándo se puede demandar por daños y perjuicios?

Según el Título XXXIV del Código Civil de Colombia sobre la responsabilidad común por los delitos y las culpas, existe la posibilidad de denunciar penalmente para conseguir el resarcimiento por daños y perjuicios.

Si se comprueba la existencia, la relación de causalidad y su tipificación dentro de los delitos penales, se puede interponer una demanda por daños y perjuicios para pedir la indemnización. Dicha indemnización se produce, para este tipo de actos, debido al concepto de responsabilidad civil derivada de los delitos.

El que ha cometido un delito o culpa, que ha inferido daño a otro, es obligado a la indemnización, sin perjuicio de la pena principal que la ley imponga por la culpa o el delito cometido.

Artículo 2341 del Código Civil de Colombia

¿Cuáles son las principales características de los daños y perjuicios?

A veces se hace diferencia entre los daños y los perjuicios, según se traten en el ámbito procesal o dentro de lo civil. Para que un acto u omisión pueda ser indemnizado por este concepto, debe contar con algunas características como:

  • Debe poder verificarse que se dañó o perjudicó de alguna forma a la persona mediante pruebas como vídeos, dictámenes o documentos que respalden la acusación. Estas pruebas deben apuntar a quien ocasionó el perjuicio o el daño.
  • Causalidad. El acto u omisión debe ser el causante de los daños o perjuicios, si no existe una relación de causa y efecto no puede indemnizarse.
  • Para los daños o perjuicios patrimoniales se debe tener en cuenta que deben ser objetivos y cuantificables. En el caso de los que no tiene que ver con el patrimonio, su comprobación es un poco más compleja porque son subjetivos.
  • Para la demanda de indemnización se debe hacer el proceso a través de un abogado.
  • Primero se debe intentar conciliar de forma extrajudicial. Una vez agotado este recurso, se puede demandar.

La indemnización se produce según lo que pueda probarse o no durante el proceso. Esto depende de lo válidas que sean las pruebas, de sus características causales, entre otros aspectos.

Categorías: Derecho Civil,General