Alienación parental

La alienación parental es el proceso mediante el cual uno de los progenitores, de forma sistemática y deliberada, busca distorsionar o destruir los vínculos afectivos entre el hijo y el otro progenitor. Puede incluir la manipulación psicológica del menor, con el objetivo de impedir, obstruir o destruir una relación sana y afectiva con el progenitor
Ideas clave
  • La alienación parental es un proceso donde un progenitor manipula a su hijo para que rechace al otro progenitor sin justificación legítima.
  • Este comportamiento puede incluir hablar mal del otro progenitor, limitar el contacto y crear falsas acusaciones.
  • La alienación parental afecta negativamente el bienestar emocional y psicológico del menor.
  • Los tribunales colombianos reconocen la alienación parental como un factor importante en decisiones de custodia y visitas.
  • La ley busca proteger el derecho del menor a tener una relación equilibrada y afectiva con ambos padres.
  • La identificación de la alienación parental es compleja y requiere evaluación por profesionales en psicología y psiquiatría.
  • Remedios legales incluyen terapia familiar, ajustes en la custodia y, en casos severos, cambio de custodia al progenitor alienado.

¿Qué es la alienación parental?

La alienación parental es un proceso que puede tener profundas implicaciones legales y sociales, especialmente en el contexto de las disputas de custodia de menores en Colombia. Este fenómeno ocurre cuando uno de los padres, llamado el "alienador", manipula psicológicamente a un hijo con el objetivo de que rechace o muestre aversión hacia el otro progenitor, denominado "alienado".

Definición y reconocimiento legal en Colombia

En Colombia, aunque la alienación parental no está específicamente tipificada como delito en el Código Penal, sí es reconocida por las autoridades judiciales como un factor importante en la determinación de la custodia y el bienestar del menor. 

Las decisiones judiciales frecuentemente se basan en el principio del interés superior del niño, un concepto ampliamente aceptado en el ámbito legal colombiano y respaldado por la Ley 1098 de 2006 o Código de la Infancia y la Adolescencia.

Se entiende por interés superior del niño, niña y adolescente, el imperativo que obliga a todas las personas a garantizar la satisfacción integral y simultánea de todos sus Derechos Humanos, que son universales, prevalentes e interdependientes.

Artículo 8 del Código de la Infancia y la Adolescencia de Colombia

Características principales de la alienación parental

  1. Campaña de denigración: El hijo, influenciado por el progenitor alienador, muestra un rechazo injustificado hacia el otro progenitor.
  2. Racionalizaciones débiles: Las justificaciones del niño para el rechazo son a menudo triviales o insustanciales.
  3. Falta de ambivalencia: El niño exhibe una falta de ambivalencia típica; es decir, ve al progenitor alienador como completamente bueno y al otro como completamente malo.
  4. Fenómeno del pensador independiente: El niño insiste, a menudo erróneamente, que la decisión de rechazar al progenitor proviene de sí mismo.
  5. Apoyo automático al progenitor alienador: El niño muestra un apoyo constante al padre alienador, sin consideración crítica.
  6. Ausencia de culpa: Exhibe una falta de culpa sobre la crueldad o el rechazo hacia el progenitor alienado.
  7. Escenarios prestados: Utiliza palabras o frases que parecen ser implantadas por el progenitor alienador.
  8. Extensión de la hostilidad: La hostilidad del niño se extiende a la familia y amigos del progenitor alienado.

Implicaciones legales y judiciales de la alienación parental

Las cortes colombianas, al enfrentar casos que sugieren alienación parental, adoptan un enfoque centrado en la salud mental y el bienestar emocional del menor. Las decisiones pueden incluir:

  • Evaluaciones psicológicas: Ordenar evaluaciones detalladas por psicólogos o psiquiatras para detectar signos de alienación parental.
  • Cambio de custodia: En casos severos, se puede ordenar cambiar la custodia del niño al progenitor alienado si se determina que esto favorece el interés superior del niño.
  • Terapia familiar: Se pueden prescribir sesiones de terapia para mejorar la relación entre el niño y el progenitor alienado y para tratar el comportamiento del progenitor alienador.
  • Visitas supervisadas: Implementar visitas supervisadas para asegurar que la interacción entre el progenitor alienador y el niño no perpetúe la alienación.

Consideraciones finales

La alienación parental es un tema complejo que requiere una evaluación cuidadosa y un enfoque multidisciplinario para proteger el bienestar psicológico y emocional del menor. La legislación y las cortes en Colombia están evolucionando para abordar mejor estos casos, priorizando siempre el interés superior del niño y buscando soluciones que promuevan relaciones familiares saludables y equitativas.

Las familias y los profesionales legales deben estar conscientes de la seriedad de la alienación parental y buscar intervención temprana para prevenir daños a largo plazo en los niños y sus relaciones familiares. En este contexto, la colaboración entre abogados, psicólogos, trabajadores sociales y el sistema judicial es fundamental para abordar adecuadamente este fenómeno en Colombia.