Abogado de oficio

Un abogado de oficio, también llamado Defensor Público, es aquella persona que ejerce la abogacía y es designada por la Defensoría Del Pueblo para representar a aquellas personas que no pueden contratar a un abogado.

Las razones por las que no pueden buscar los servicios de un abogado por su cuenta, pueden ser de origen social o económico. Para que a una persona se le pueda asignar un abogado de oficio, debe dirigirse a las oficinas de la Defensoría del Pueblo para exponer su situación particular.

La Defensoría va a evaluar el caso y asignará un abogado de manera gratuita para que pueda representar a la persona. Al solicitar este servicio, el solicitante tiene que cumplir con una serie de requisitos para que le sea concedido.

Solicitar un abogado de oficio

Para realizar la solicitud de este servicio, la persona debe acercarse a las Personerías Municipales, las Defensorías Regionales o Seccionales, las Unidades de Reacción Inmediata, los Centros de Atención Judicial o los Centros de Reclusión.

Otra posibilidad es acudir a una de las universidades que cuente con una facultad de derecho, en estas se puede encontrar un Consultorio Jurídico que atiende al público. En estos supuestos, los estudiantes que cursan el último año de su carrera se encargan de diversos procesos prestando su asesoría legal.

En el artículo 29 de la Constitución Política de Colombia se menciona, entre otras cosas, que: “quien sea sindicado tiene derecho a la defensa y a la asistencia de un abogado escogido por él, o de oficio, durante la investigación y el juzgamiento”.

Cuando se va a solicitar un abogado de oficio, se debe tener en cuenta que se debe:

  1. Pedir un abogado de oficio al tribunal.
  2. Detallar su situación financiera y demostrar que no se cuenta con los recursos suficientes para contratar los servicios de un abogado privado.

Para esto último, se debe demostrar que la persona que requiere el servicio no está en capacidad de proveer la subsistencia de quienes tiene a su cargo o la suya propia. En caso de que tenga los recursos para lo anterior, debe demostrar que solo puede cubrir los gastos mínimos y no es posible que asuma gastos adicionales para contar con asesoría legal.

Al informar esto, los Defensores van a verificar la situación y pueden pedir información adicional para asegurarse de que sea viable asignar el abogado.

Obligaciones de un abogado de oficio

Una vez el abogado se le asigna a la persona, está obligado a representarla de manera judicial y extrajudicial. Esto debe hacerlo de manera oportuna y sin poner en riesgo el proceso que se lleva a cabo.

La información que le sea confiada se debe gestionar según las leyes, y se debe guardar reserva sobre ella, salvo las excepciones existentes. El abogado de oficio debe cumplir las mismas funciones que un abogado que se contrata de manera privada.

El tiempo que uno de estos abogados tiene para preparar el caso puede variar según la cantidad de casos que se le hayan asignado. La persona que va a ser representada debe tener en cuenta esto.