Novación

La novación corresponde a la modificación de un contrato existente mediante la sustitución de una obligación con otra, con el consentimiento de todas las partes involucradas. En decir, la novación extingue la obligación original y crea una nueva en su lugar, con términos y condiciones que pueden diferir de la obligación original.

Para que la novación sea efectiva desde el punto de vista legal, es esencial que todas las partes involucradas en el contrato estén de acuerdo con el cambio. Este consentimiento puede ser expreso, mediante un acuerdo formal, o tácito, dependiendo de las circunstancias y las leyes correspondientes.

En general, la novación se utiliza para actualizar o modificar contratos existentes sin la necesidad de generar un nuevo contrato desde cero. Este proceso permite a las partes adaptar sus acuerdos a nuevas circunstancias o cambiar los términos del contrato original de una manera que sea aceptable para todas las partes implicadas.

Novación en Chile

En Chile, la novación está definida en el artículo 1628 del Código Civil. La norma señala que “la novación es la substitución de una nueva obligación a otra anterior, la cual queda, por tanto, extinguida”.

Para que la novación sea válida, se requiere que “tanto la obligación primitiva como el contrato de novación sean válidos, a lo menos naturalmente” (artículo 1630).

Para que haya novación, es necesario que lo declaren las partes, o que sin duda aparezca, que su intención ha sido novar, porque la nueva obligación envuelve la extinción de la antigua. “Si no aparece la intención de novar, se mirarán las dos obligaciones como coexistentes, y valdrá la obligación primitiva en todo aquello en que la posterior no se opusiere a ella, subsistiendo en esa parte los privilegios y cauciones de la primera” (artículo 1634).

Tipos de novación

En virtud del artículo 1631 del Código Civil, la novación puede efectuarse de tres modos: 

  1. Sustituyéndolo de una nueva obligación a otra, sin que intervenga nuevo acreedor o deudor.
  2. Contrayendo el deudor una nueva obligación respecto de un tercero, y declarando, en consecuencia, libre de la obligación primitiva el primer acreedor.
  3. Reemplazando un nuevo deudor al antiguo, que en consecuencia queda libre. Esta novación puede efectuarse sin el consentimiento del primer deudor. Si, en cambio, se efectúa con su consentimiento, el segundo deudor se llama delegado del primero.

No es obligatorio que la novación sea otorgada por escritura pública. Sin embargo, si se refiere a un bien raíz, deberá hacerse por este medio.

Novación de un crédito hipotecario

En Chile, uno de los ejemplos más comunes de novación ocurre en el traspaso de la deuda de un crédito hipotecario hacia un deudor diferente.

Esta figura jurídica se utiliza porque permite a los compradores obtener mejores tasas de interés. Por ejemplo, si una persona contrató un crédito hipotecario hace cinco años con tasas más bajas, puede vender la propiedad y traspasar un crédito hipotecario a una tercera persona mediante la novación de dicho producto. De esta forma, se puede heredar dicho crédito con una tasa de interés más conveniente y, como comprador, no tomar un crédito con tasas más altas.