Herencia yacente

La herencia yacente es aquella que aún no ha sido aceptada por los herederos. Durante este periodo, los bienes del difunto están en un estado de indeterminación jurídica y administrativa, siendo administrados provisionalmente hasta que los herederos los acepten o renuncien a ellos.
Ideas clave
  • En Chile, la herencia yacente está regulada por el Código Civil, que abarca la aceptación y repudiación de la herencia, así como la administración provisional de los bienes.
  • Durante la yacencia, los bienes pueden ser administrados por un albacea o un curador de bienes yacentes designado por un juez y solo se permiten actos de administración y conservación de los bienes.
  • Los herederos pueden aceptar la herencia pura y simplemente o a beneficio de inventario, o pueden repudiarla.
  • Los acreedores del difunto pueden reclamar el pago de sus créditos y solicitar medidas precautorias durante la yacencia.
  • En Chile, en ausencia de herederos conocidos, el fisco puede intervenir y eventualmente asumir la propiedad de los bienes.
  • La herencia yacente se extingue cuando los herederos aceptan o rechazan la herencia definitivamente.

¿Qué es la herencia yacente?

La herencia yacente es el estado en el que se encuentran los bienes y derechos de una persona fallecida desde el momento de su muerte hasta que los herederos aceptan o rechazan la herencia. Durante este periodo, la herencia carece de titular específico, lo que le otorga una naturaleza jurídica especial y transitoria.

¿Dónde se regula la herencia yacente en el derecho chileno?

En Chile, la herencia yacente se regula principalmente en el Código Civil. Los artículos relevantes abordan aspectos como la aceptación y repudiación de la herencia, la administración de los bienes y las responsabilidades de los herederos.

Características de la herencia yacente en Chile

  • Persona jurídica transitoria: la herencia yacente se considera una entidad jurídica temporal con capacidad limitada para actuar en derecho. Esto significa que puede ser representada y sus bienes pueden ser administrados, pero no puede realizar actos que impliquen disposición de los bienes, salvo que sean necesarios para su conservación.
  • Administración provisional: mientras los herederos deciden si aceptan o no la herencia, esta puede ser administrada por un albacea nombrado en el testamento, o en su defecto, por un curador de bienes yacentes designado por el juez competente.

El albacea encargado de pagar deudas hereditarias, lo hará precisamente con intervención de los herederos presentes o del curador de la herencia yacente en su caso.

Artículo 1288 del Código Civil de Chile

  • Actos permitidos: durante la yacencia, solo se pueden llevar a cabo actos de administración y conservación de los bienes, como el pago de deudas urgentes o la protección de activos perennes.

Aceptación y repudiación de la herencia

Los herederos tienen la opción de aceptar la herencia pura y simplemente, lo que implica que asumen todos los derechos y obligaciones del difunto, o a beneficio de inventario, que permite a los herederos limitar su responsabilidad a la cuantía de los bienes heredados.

Todo heredero conserva la facultad de aceptar con beneficio de inventario mientras no haya hecho acto de heredero.

Artículo 1252 del Código Civil de Chile

También pueden optar por repudiar la herencia, en cuyo caso no adquieren ni los bienes ni las deudas del causante.

Todo asignatario puede aceptar o repudiar libremente.

Exceptúanse las personas que no tuvieren la libre administración de sus bienes, las cuales no podrán aceptar o repudiar, sino por medio o con el consentimiento de sus representantes legales.

Se les prohíbe aceptar por sí solas, aun con beneficio de inventario.

El marido requerirá el consentimiento de la mujer casada bajo el régimen de sociedad conyugal para aceptar o repudiar una asignación deferida a ella. Esta autorización se sujetará a lo dispuesto en los dos últimos incisos del artículo 1749.

Artículo 1225 del Código Civil de Chile

Derechos de los acreedores en Chile

Durante el periodo de yacencia, los acreedores del difunto pueden reclamar el pago de sus créditos. Estos pueden solicitar medidas precautorias para asegurar sus derechos, como el embargo de bienes de la herencia.

Aunque el testador haya encomendado a el albacea el pago de sus deudas, los acreedores tendrán siempre expedita su acción contra los herederos, si el albacea estuviere en mora de pagarles.

Artículo 1289 del Código Civil de Chile

Intervención del fisco

En ausencia de herederos conocidos, el fisco puede intervenir para asegurar la administración de la herencia yacente. Eventualmente, si no se presentan herederos legítimos, el Estado puede asumir la propiedad de los bienes heredados.

Las herencias del Fisco y de todas las corporaciones y establecimientos públicos se aceptarán precisamente con beneficio de inventario.

Se aceptarán de la misma manera las herencias que recaigan en personas que no pueden aceptar o repudiar sino por el ministerio o con la autorización de otras.

No cumpliéndose con lo dispuesto en este artículo, las personas naturales o jurídicas representadas, no serán obligadas por las deudas y cargas de la sucesión sino hasta concurrencia de lo que existiere de la herencia al tiempo de la demanda o se probare haberse empleado efectivamente en beneficio de ellas.

Artículo 1250 del Código Civil de Chile

Extinción de la herencia yacente

La herencia yacente se extingue cuando los herederos toman una decisión definitiva sobre la aceptación o repudiación de la herencia. En ese momento, los bienes y derechos del difunto se transfieren a los herederos que aceptan, o pasan al Estado si no hay herederos.

Conclusión

La herencia yacente es un concepto fundamental en el derecho sucesorio chileno, diseñado para proteger los bienes del difunto y asegurar la correcta administración y eventual transferencia a los herederos legítimos. La regulación precisa y detallada de este estado transitorio en el Código Civil chileno garantiza que los derechos de todas las partes involucradas sean respetados y protegidos durante el proceso sucesorio.