Grados de consanguinidad

Los grados de consanguinidad se refieren a la medida o distancia en la relación de parentesco entre dos personas basada en sus vínculos sanguíneos o ascendencia común.

Los grados de consanguinidad se utilizan para determinar la cercanía o lejanía de las relaciones familiares y tienen implicaciones legales en diversos contextos, como en el ámbito de herencias, sucesiones, matrimonio, adopción y otros asuntos legales y familiares.

En el sistema legal, los grados de consanguinidad suelen ser contados a través de generaciones ascendentes o descendentes, y se expresan en términos de «grados» o «parentesco». Así, por ejemplo:

  1. Primer grado: padres e hijos.
  2. Segundo grado: abuelos, nietos y hermanos.
  3. Tercer grado: tíos, sobrinos, bisabuelos y bisnietos.
  4. Cuarto grado: primos hermanos y tíos abuelos.

Grados de consanguinidad en Chile

En Chile, el artículo 27 del Código Civil establece que «los grados de consanguinidad entre dos personas se cuentan por el número de generaciones. Así, el nieto está en segundo grado de consanguinidad con el abuelo, y dos primos hermanos en cuarto grado de consanguinidad entre sí».

Además, el inciso segundo del artículo precisa que «cuando una de las dos personas es ascendiente de la otra, la consanguinidad es en línea recta; y cuando las dos personas proceden de un ascendiente común, y una de ellas no es ascendiente de la otra, la consanguinidad es en línea colateral o transversal».

Por su parte, el artículo 28 del Código Civil determina que el parentesco por consanguinidad «es aquel que existe entre dos personas que descienden una de la otra o de un mismo progenitor, en cualquiera de sus grados».

Importancia de los grados de consanguinidad

Los grados de consanguinidad son fundamentales en el ámbito del derecho de familia y sucesorio en Chile. Permiten determinar, por ejemplo:

  • Distribución de bienes y herencias: los grados de consanguinidad son esenciales para determinar quiénes son los herederos legales de una persona fallecida. El artículo 989 del Código Civil establece que «si el difunto no ha dejado posteridad, le sucederán el cónyuge sobreviviente y sus ascendientes de grado más próximo. En este caso, la herencia se dividirá en tres partes, dos para el cónyuge y una para los ascendientes. A falta de éstos, llevará todos los bienes el cónyuge, y, a falta de cónyuge, los ascendientes. Habiendo un solo ascendiente en el grado más próximo, sucederá éste en todos los bienes, o en toda la porción hereditaria de los ascendientes».
  • Restricciones matrimoniales: los grados de consanguinidad también juegan un papel importante en las restricciones legales sobre el matrimonio entre parientes cercanos. El artículo 6 de la Ley 19.947 de Matrimonio Civil en Chile indica que «no podrán contraer matrimonio entre sí los ascendientes y descendientes por consanguinidad o por afinidad, ni los colaterales por consanguinidad en el segundo grado».
  • Derechos de visita y custodia: en casos de custodia de menores y derechos de visita, los grados de consanguinidad pueden influir en la toma de decisiones judiciales. Al respecto, el artículo 226 del Código Civil señala que «podrá el juez, en el caso de inhabilidad física o moral de ambos padres, confiar el cuidado personal de los hijos a otra persona o personas competentes, velando primordialmente por el interés superior del niño (…). En la elección de estas personas se preferirá a los consanguíneos más próximos y, en especial, a los ascendientes, al cónyuge o al conviviente civil del padre o madre, según corresponda».