Dación en pago

La dación en pago corresponde a un acuerdo en la que un deudor, que está en incumplimiento de un contrato de préstamo o deuda, transfiere la propiedad de un bien o activo al acreedor como forma de extinguir o pagar la deuda pendiente. Es decir, permite al deudor saldar su deuda entregando un activo en lugar de lo adeudado.

Características de la dación en pago

Las características principales de la dación en pago incluyen:

  • Transferencia de propiedad: el deudor transfiere un bien (como una vivienda, terreno, automóvil, etc.) al acreedor como forma de liquidar la deuda. Esta transferencia de propiedad es parte del acuerdo entre las partes.
  • Extinción de la deuda: una vez que se completa la transferencia de propiedad y el acreedor acepta el activo como forma de pago, la deuda se considera completamente extinguida y se libera al deudor de cualquier obligación adicional.
  • Acuerdo mutuo: requiere un acuerdo mutuo entre el deudor y el acreedor. Ambas partes deben estar de acuerdo en que la transferencia de propiedad servirá como pago completo de la deuda.
  • Valoración del activo: el valor del activo transferido debe evaluarse de manera justa y acordado entre las partes como equivalente al saldo pendiente de la deuda. En algunos casos, es necesario recurrir a tasadores para un mejor avalúo.
  • Formalidades legales: suele requerir la formalización de un contrato o documento legal que establezca los términos y condiciones de la transferencia de propiedad y la extinción de la deuda.

Dación de pago en Chile

En Chile, la dación de pago se define como un «acuerdo entre el acreedor y el deudor en virtud del cual se permite que se cumpla la obligación con un objeto distinto al que se debía».

La jurisprudencia, por su parte, la ha definido como un «modo de extinguir las obligaciones que se caracteriza por la entrega, consentida por el acreedor, de una cosa distinta de la debida».

Si bien esta figura jurídica no está contenida directamente en ninguna disposición del Código Civil, se desprende de lo señalado en su artículo 1569. Este establece que «la obligación de pago debe cumplirse de acuerdo con el tenor de lo convenido y que ni el acreedor ni el deudor puede estar obligado a recibir o dar una cosa distinta de la debida».

Por lo tanto, se interpreta que, si el acreedor no puede ser obligado a recibir una cosa distinta, nada impide que lo consienta en virtud del principio de la autonomía de la voluntad.

La dación en pago es, en consecuencia, el cumplimiento de la obligación, pero no en forma que estaba establecida. Por ello se dice que la dación en pago es un sustituto o un subrogado del pago.

Requisitos

  • Existencia de una obligación primitiva: supone una obligación que se cumplirá en una forma distinta a la establecida.
  • Prestación diferente: la obligación se cumple de una manera diferente a la pactada previamente. Si se cumple de la misma forma que se pactó, no hay dación en pago.
  • Consentimiento: es una convención, ya que supone el acuerdo de ambas partes con el objeto de extinguir la obligación.
  • Solemnidades: es un acto consensual, pero deberá cumplir los requisitos propios del acto de que se trata. Por ejemplo, si se da en pago un bien inmueble, la dación deberá constar en escritura pública.
  • Animus Solvendi: es la intención que debe existir en las partes de que con la dación en pago efectuada se extingue la obligación.
  • Efectos: equivale al cumplimiento, es decir, produce sus mismos efectos, por lo que se extingue la obligación.