¿Se puede vender la nuda propiedad?

Sí, se puede vender la nuda propiedad de un bien. La venta de la nuda propiedad implica transferir el derecho de propiedad a un nuevo titular, pero el usufructuario mantiene su derecho a usar y disfrutar del bien hasta que se extinga el usufructo.

Es importante destacar que, al vender la nuda propiedad, el comprador adquiere el bien con la limitación del usufructo existente. Esto significa que no podrá usar ni disfrutar del bien hasta que el usufructo termine. La extinción del usufructo puede ocurrir por diversas causas, como el fallecimiento del usufructuario, el vencimiento del plazo pactado, o la renuncia del usufructuario a su derecho.

El proceso de venta de la nuda propiedad debe cumplir con las formalidades legales correspondientes, como la redacción de un contrato de compraventa y su inscripción en el Registro de Propiedad del Conservador de Bienes Raíces, asegurando así la publicidad y la oponibilidad del acto a terceros.

Conceptos relacionados