¿Cuáles son las obligaciones del arresto domiciliario?

Las obligaciones del arresto domiciliario en Chile están establecidas para asegurar el cumplimiento de esta medida cautelar y prevenir la fuga del imputado o la comisión de nuevos delitos. Las principales obligaciones son:

  1. Permanencia en el domicilio. El imputado debe permanecer en su residencia durante el período especificado por el tribunal. La modalidad de arresto domiciliario puede ser total o parcial (diurno o nocturno), según lo determinado por la autoridad judicial.
  2. Autorización para ausentarse. Cualquier salida del domicilio debe ser previamente autorizada por el tribunal, exceptuando situaciones de emergencia médica comprobable o permisos específicos otorgados por la autoridad judicial para actividades como el trabajo, estudios o tratamiento médico.
  3. Control y supervisión. El imputado debe someterse a los controles y supervisiones que disponga el tribunal. Esto puede incluir visitas periódicas de la policía o del personal encargado de la supervisión, así como el uso de dispositivos electrónicos de monitoreo en algunos casos.
  4. Comunicación de cambios. Debe informar de inmediato a la autoridad correspondiente cualquier cambio de domicilio o circunstancias que puedan afectar el cumplimiento de la medida. El incumplimiento de esta obligación puede resultar en la revocación del arresto domiciliario y la imposición de medidas más restrictivas, como la prisión preventiva.
  5. Comportamiento adecuado. El imputado debe mantener una conducta adecuada, absteniéndose de realizar actos que puedan ser considerados como una violación de las condiciones impuestas por el tribunal.

El incumplimiento de cualquiera de estas obligaciones puede llevar a sanciones adicionales, incluyendo la posibilidad de revocar la medida de arresto domiciliario y sustituirla por una medida más restrictiva.

Conceptos relacionados