¿A qué edad un niño puede decidir con quién vivir?

En Chile, la edad a la que un niño puede expresar su opinión respecto a con quién desea vivir no está estrictamente definida por una cifra exacta en años, ya que la legislación considera principalmente el criterio de madurez del niño más que su edad cronológica. Sin embargo, la ley chilena proporciona algunas directrices al respecto.

De acuerdo con la Ley N° 19.968, que crea los Tribunales de Familia, se establece que siempre se debe escuchar la opinión del niño, niña o adolescente cuando se traten asuntos que les conciernen, especialmente en casos de cuidado personal (custodia). La ley no fija una edad mínima para que un niño pueda expresar su opinión en estos asuntos, pero generalmente se considera que a partir de los 7 años un niño está en capacidad de expresar su opinión con un grado de madurez suficiente para que esta sea considerada en los procesos judiciales.

La Convención sobre los Derechos del Niño, ratificada por Chile, también establece que se debe dar la oportunidad al niño de ser escuchado en cualquier procedimiento judicial o administrativo que afecte sus intereses, considerando siempre su edad y madurez.

En la práctica, los jueces de familia son quienes evalúan la madurez del niño, niña o adolescente y la capacidad de discernir sobre estos asuntos. Aunque un niño puede expresar su preferencia, esta no es determinante por sí sola; el juez debe considerar todas las circunstancias del caso para decidir cuál es la situación que más beneficia el interés superior del niño, que es el principio rector en todas las decisiones relativas a menores de edad.

Conceptos relacionados