Capacidad jurídica

La capacidad jurídica es, dentro del derecho civil, la aptitud de un individuo para asumir derechos y obligaciones por sí mismo, sin dependencia de una persona externa.

Para la RAE, este término supone una "cualidad esencial", y afirma en su definición que "quien carece de capacidad jurídica no es persona".

Grados de capacidad jurídica

A la hora de profundizar en este concepto, rápidamente se distinguen dos grados:

  1. La capacidad de goce: aptitud para tener derechos y obligaciones. Es inherente a toda persona física, no existen seres humanos que, de manera absoluta, carezcan de esta capacidad.
  2. La capacidad de obrar o de ejercicio: aptitud del individuo para ejercitar por sí mismo, con su propia voluntad, los derechos subjetivos y contraer obligaciones. Es posible que haya personas desprovistas de capacidad de ejercicio. Por eso no supone un atributo de la personalidad.

Por último, es importante señalar que la imposibilidad de gozar o ejercer de la capacidad de obrar se conoce como incapacidad.