Blanqueo de capitales

El blanqueo de capitales (también conocido como lavado de dinero o lavado de capitales) es un delito contra el patrimonio o el orden socioeconómico regulado en el Código Penal junto al delito de receptación.

Este delito consiste en una serie de mecanismos para convertir en legal el dinero que proviene de actividades delictivas e ilegales e introducirlo en la economía legal para ocultar su origen.

Procedimientos para el blanqueo de capitales

La persona que comete el delito de blanqueo de capitales conoce la procedencia del dinero ilegal que está utilizando y el delito anterior por el que se ha obtenido esa ganancia tiene que ser grave.

Según el artículo 301 del Código Penal estas son algunas de las conductas para el blanqueo de capitales:

  • Adquirir, poseer, utilizar o transmitir bienes que provienen de un delito grave.
  • Realizar actos para ocultar o encubrir el origen ilegal del dinero.
  • Ayudar a eludir las consecuencias legales de las infracciones a las personas que las hayan cometido.
  • Encubrir u ocultar el verdadero origen, ubicación o destino de los bienes que provienen de delitos graves.

Fases del blanqueo de capitales

El blanqueo de capitales es un proceso que suele realizarse en 3 pasos (estas fases pueden ocurrir a la vez):

  1. Ubicación o colocación de capitales ilegales en el sistema financiero legal en pequeñas cantidades.
  2. Ocultamiento o encubrimiento a través de la realización de una serie de transacciones financieras para separar el capital de su procedencia ilegal y crear confusión.
  3. Integración de los fondos en forma de bienes aparentemente legales a través de más transacciones que proporcionan una explicación creíble que acredita el origen del dinero (como por ejemplo la creación de empresas fraudulentas).

Penas del delito de blanqueo de capitales

El tipo penal básico del delito de blanqueo de capitales cometido con dolo supone la prisión de 6 meses a 6 años y la multa del triple del valor de los bienes.

Por otro lado, si el delito de blanqueo de capitales se comete por imprudencia grave, la pena es de prisión de 6 meses a 2 años y multa como en el caso anterior.

Por último, se impondrá la pena en su mitad superior cuando los bienes procedan de delitos relacionados con el tráfico de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas.