Arras penitenciales

Las arras penitenciales o de desistimiento consisten en un acuerdo por el que dos partes se comprometen a llevar a cabo un contrato compraventa entregando cierta cantidad de dinero pero con la posibilidad de no llegar a formalizarlo asumiendo las consecuencias correspondientes.

Arras penitenciales

Los contratos de arras penitenciales son los únicos que permiten el desistimiento del cumplimiento del contrato de compraventa tanto al comprador como al vendedor.

Existen tres tipos de contratos de arras:

  1. Arras confirmatorias.
  2. Arras penales.
  3. Arras penitenciales.

Los contratos de arras penitenciales se diferencian de los otros dos tipos en que son las únicas que no obligan a cumplir con el contrato pagando una multa con la que termina el acuerdo. Por este motivo suele ser el tipo más utilizado.

¿En qué consisten las arras penitenciales?

Con las arras penitenciales se permite que puedan desistir del cumplimiento del contrato de compraventa tanto el comprador (quien perderá el dinero entregado por el contrato de arras) como el vendedor (pagando al comprador el doble de la cantidad entregada en concepto de arras).

Así se regula en el artículo 1.454 del Código Civil: «Si hubiesen mediado arras o señal en el contrato de compra y venta, podrá rescindirse el contrato allanándose el comprador a perderlas, o el vendedor a devolverlas duplicadas».

A través de este medio legal, ambas partes asumirían una sanción económica equivalente para evitar el compromiso de la compraventa.

Contenido del contrato de arras penitenciales

Para que un contrato de arras sea de tipo penitencial deben acordarlo las dos partes y hacerlo constar de forma expresa en el contrato (tanto el tipo de arras como las consecuencias del desistimiento).

Además de estos datos obligatorios, el contrato de arras penitenciales deberá contener la siguiente información:

  • Identificación de las partes y del objeto del contrato.
  • Cantidad de dinero de las arras.
  • Condiciones de la futura compraventa (precio final, forma de pago, distribución de los gastos o tiempo máximo para que se formalice).
  • Tribunal competente si existieran discrepancias entre las partes.