Arraigo

El arraigo consiste en una de las cuestiones por las que la Administración puede autorizar la residencia temporal de un individuo en España.

¿Dónde se regula el arraigo?

El arraigo aparece en el artículo 31, apartado tercero de la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social.

¿Será necesario tener visado para recibir un permiso de residencia por arraigo?

Si se ha autorizado la residencia de un sujeto en España por cuestión de arraigo, no será necesario el visado. La justificación legal la encontramos aquí:

La Administración podrá conceder una autorización de residencia temporal por situación de arraigo, así como por razones humanitarias, de colaboración con la Justicia u otras circunstancias excepcionales que se determinen reglamentariamente.

En estos supuestos no será exigible el visado.

Artículo 31.3 de la Ley Orgánica 4/2000

¿Cómo actuarán las Comunidades Autónomas ante un permiso de residencia por arraigo?

Con carácter previo a la concesión de autorizaciones por arraigo, las Comunidades Autónomas o, en su caso, los Ayuntamientos, emitirán un informe sobre la integración social del extranjero cuyo domicilio habitual se encuentre en su territorio. Reglamentariamente se determinarán los contenidos de dicho informe. En todo caso, el informe tendrá en cuenta el periodo de permanencia, la posibilidad de contar con vivienda y medios de vida, los vínculos con familiares residentes en España, y los esfuerzos de integración a través del seguimiento de programas de inserción sociolaborales y culturales.

Artículo 68.3 de la Ley Orgánica 4/2000

¿Qué tipos de autorización por arraigo existen?

Si la Administración concede la residencia por arraigo, lo podrá hacer motivada por los siguientes aspectos:

  • Arraigo laboral, corroborando haber permanecido en España un mínimo de dos años, no tener antecedentes penales y demostrando la existencia de una relación laboral superior a seis meses.
  • Arraigo social, siempre que se cumplan los siguientes supuesto:
    • Hubiera vivido en España durante al menos tres años.
    • No se tuvieran antecedentes penales.
    • Se tuviera un contrato de trabajo.
    • Se tuvieran vínculos familiares con otros extranjeros residentes.
  • Arraigo familiar, si fuera para el padre o una madre de un menor que tuviera nacionalidad española, o si fuera el hijo de padre o madre españoles.