Arraigo social

El arraigo social es un permiso de residencia por circunstancias excepcionales que se concede a extranjeros que tengan una residencia mínima de tres años y se hallen integrados socialmente.

Arraigo social

El arraigo social es un permiso de residencia que se concede a extranjeros que tengan una residencia de tres años y se hallen integrados socialmente.

Es uno de los tres casos de permisos excepcionales de residencia, junto con el arraigo laboral y el arraigo familiar. Está regulado por varias leyes, principalmente la Ley Orgánica 4/2000 sobre Derechos y Libertades de los Extranjeros en España y su Integración Social.

Es la opción más utilizada por los extranjeros que quieren regularizar su residencia en el país. A diferencia de los arraigos laboral y familiar, que se centran en el trabajo o la familia respectivamente, se basa en la existencia de vínculos fuertes e importantes con la comunidad en la que vive.

Requisitos del arraigo social

Para solicitar la residencia por arraigo social se deben cumplir los siguientes requisitos:

  • No ser ciudadano ni familiar de ciudadanos de estados de la Unión Europea, Espacio Económico Europeo o Suiza.
  • No tener antecedentes penales en España ni en los países de anterior residencia, por delitos contemplados en el sistema judicial español.
  • No tener prohibida la entrada a España ni figurar como rechazable en países con los que España tenga firmados convenios en este sentido.
  • No encontrarse dentro del compromiso de no retorno a España. Esto se establece para extranjeros que hayan optado por salir voluntariamente del país y tiene un plazo de 3 años.
  • Haber residido en España un tiempo continuado de tres años, si se tuvo ausencias no deben superar los 120 días.
  • Tener vínculos familiares con otros extranjeros residentes o con españoles, o presentar un informe de inserción social del Ayuntamiento o Comunidad Autónoma que certifique su integración social.
  • Contar con un contrato de trabajo o compromiso de contrato de trabajo registrado por un año. El empleador debe garantizar actividad económica continuada. También puede acreditar una actividad por cuenta propia o que cuenta con medios económicos suficientes, siempre que lo recomiende el informe de integración social. Si el empleador es una persona física, debe acreditar un ingreso, una vez descontado el salario convenido, del 100% del IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples) o del 200% si la unidad familiar incluye dos miembros. Si hay más de dos miembros se debe adicionar un 50% por cada uno de los que superen esa cantidad.

Procedimiento para solicitar el arraigo social

  1. La gestión se debe realizar personalmente, o a cargo de un representante si se trata de un menor o incapaz, ante la Oficina de Extranjería.
  2. Se debe abonar una tasa de residencia temporal por circunstancias excepcionales.
  3. Los documentos que se presenten deben estar apostillados o legalizados, y traducidos al castellano si están en idioma extranjero.
  4. La Oficina de Extranjería tiene un plazo de tres meses para manifestarse. Si transcurrido este tiempo no hay resolución, debe suponerse que la solicitud ha sido desestimada.
  5. El permiso de residencia por arraigo social tiene una vigencia de un año y no se puede renovar. A su finalización, el solicitante debe gestionar una autorización de residencia o autorización de residencia y trabajo.
  6. En el plazo de un mes a partir de la notificación: hay que gestionar su alta en la Seguridad Social por la empresa que ofrece el contrato de trabajo. A partir de ese momento comienza la vigencia del permiso. Sin embargo, si el solicitante acreditó medios económicos propios, la vigencia comienza inmediatamente desde la notificación.
  7. Tarjeta de Identidad de Extranjero: dentro de los 30 días de obtenida la autorización de residencia, se debe gestionar personalmente la Tarjeta de Identidad de Extranjero. Este es un documento único y exclusivo, que se entrega a extranjeros a los que se ha concedido autorización legal para permanecer en España durante un período superior a seis meses.

Posibilidades del contrato de trabajo para solicitar el arraigo social

Como ya se ha mencionado, el solicitante debe contar con un contrato de trabajo por un período no menor a un año.

Sin embargo, también se admiten estas posibilidades:

Si trabaja en el sector agrario puede presentar dos contratos de empleadores diferentes y concatenados, cada uno con una duración mínima de 6 meses.

Por otro lado, puede tener varios contratos con diferentes contratistas para una misma ocupación, es decir, representativo de trabajo simultáneo para más de un empleador, con una duración mínima de un año cada uno, cuya suma alcance una jornada laboral semanal no inferior a 30 horas.

En ausencia de contrato

En caso de no poder presentar un contrato de trabajo, se debe acreditar que posee suficientes medios de vida. También se puede presentar un proyecto para realizar una actividad por cuenta propia.

De hecho, esta situación es cada vez más frecuente. Si es el caso, se debe presentar:

En actividades comerciales o de servicios enumerados en el Anexo del Real Decreto Ley 19/2012, que se realicen en establecimientos permanentes con una superficie no superior a 300 metros cuadrados: declaración responsable y pago del tributo correspondiente.

Este decreto incluye muchas actividades comerciales e industriales, como industria del calzado, vestido y otras industrias textiles, comercios al por menor de alimentos o productos no alimenticios, servicios de reparaciones domésticas, otros servicios personales, y actividades conexas o auxiliares a otras ramas de actividad como agencias de viajes o promoción inmobiliaria.

Otras actividades: autorizaciones o licencias exigibles, certificación de calificación profesional, acreditación de préstamos bancarios o tener fondos suficientes para iniciar el negocio y proyecto del negocio.

Independientemente de otros medios de justificación, se pueden presentar informes de asociaciones profesionales o empresariales, como la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos, la Asociación Nacional de Empresarios y Profesionales Autónomos u otras.

Documentos que acreditan la integración social

La existencia de la vinculación social es difícil de determinar, ya que de por sí el concepto de arraigo social es bastante abstracto.

Sin embargo, se exige el cumplimiento de algunos requisitos y documentos como:

  • Certificado de empadronamiento.
  • Informes médicos.
  • Constancias de turnos de atención médica en hospitales.
  • Facturas de compras.
  • Constancias de envío de dinero.
  • Certificados de estudio.
  • Recibos de pago de alquiler.

Toda otra documentación que sirva para probar residencia y permanencia, preferentemente emitida o registrada por algún organismo de la Administración Pública.

¿Buscas un abogado especialista en solicitud del arraigo social?

Te ayudamos a encontrar abogado de confianza especialista en extranjería e inmigración en tu ciudad, gratis y sin compromiso. Contamos con una amplia red de abogados colaboradores por toda España y en cualquier materia.

Tus datos serán cedidos únicamente a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ayudarte. [Más información]

Recopilamos los datos para gestionar tu petición. Si aceptas, cederemos tus datos a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ofrecer la mejor respuesta a tu solicitud. La base legal para ello será tu consentimiento. No cederemos tus datos en ningún otro caso, salvo obligación legal.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y oposición, entre otros, mediante correo postal o electrónico según indican nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.