Usufructo

El usufructo es un derecho en virtud del cual una persona puede usar y gozar de una cosa o un derecho (previsto en la legislación a estos fines), mientras que la propiedad permanece en cabeza de otra persona (artículo 2129 del Código Civil y Comercial Argentino).

Usufructo

Una persona posee el usufructo de una vivienda cuando tiene derecho a usarla pero no posee su propiedad.

Esta situación acarrea que existan dos sujetos con facultades y obligaciones diferentes. Por un lado, tendremos al propietario o dueño de la cosa, también denominado “nudo propietario”, y por otro al usufructuario. El primero podrá disponer de la cosa, o sea, enajenarla (venderla, donarla), pero sin turbar el derecho del usufructuario de tenerla en su poder y darle la utilidad que crea conveniente. El segundo, por su parte, no podrá alterar su sustancia y deberá entregar la cosa o el derecho al finalizar el término del usufructo a quien fuera previamente designado.

Es importante resaltar que se trata de un derecho real (o sea, de aquellos que tiene el hombre sobre las cosas y que puede ser opuesto a terceros), y no un contrato. A veces posee origen testamentario.

¿Cuáles son los beneficios del usufructuario?

Poder usar la cosa y hacer suyos los frutos y productos que se deriven de ella. Por ejemplo, una persona entrega a otra un inmueble en usufructo. El que lo recibe podrá vivir en él (usarlo); podrá rentarlo en su totalidad o solo en parte haciéndose de dinero por ello (frutos); destinarlo al trabajo agrícola y adueñarse de las frutas y verduras extraídas en la época de recolección de la siembra (frutos), ya sea para consumirlas o venderlas, en su estado natural o modificadas en procesos en los que la mano del hombre interviene (como ser los dulces y conservas realizados con aquellos frutos obtenidos, a los cuales suele denominarse productos).

Obligaciones del usufructuario

Las obligaciones del usufructuario se encuentra reguladas en los artículos 2145 y siguientes del Código Civil y Comercial Argentino:

  1. El uso y goce debe ajustarse al destino de los bienes objeto del usufructo (art 2145 cc).
  2. El usufructuario realizará a su costa (sin derecho a solicitar devolución) las mejoras relacionadas con el mantenimiento de la cosa, las que sean necesarias y las originadas por su culpa (art 2146 cc). No serán por su cuenta, en cambio, las originadas en razón de la antigüedad del bien o por caso fortuito (art 2147 cc).
  3. Por otra parte, deberá: pagar los impuestos, tasas, contribuciones y expensas comunes que graven la cosa (art 2148 cc); y comunicar al dueño las perturbaciones sufridas a causa de ella (como ser daños en su sustancia originados por terceras personas, o acciones legales iniciadas por estas atribuyéndose derechos sobre el bien), ya que, de no hacerlo, responderá ante el nudo propietario por los perjuicios por él sufridos (art 2149 cc).
  4. Para concluir, está obligado a entregar el bien que le fue transmitido al extinguirse el usufructo, a quien tenga derecho a recibirlo, y en la cantidad y estado que él, a su vez, lo recibió (art 2150 cc).

¿Cuáles son los beneficios del dueño de la cosa?

Por lo general, y salvo que se haya pactado lo contrario, el usufructo suele otorgarse a cambio de un precio. Así, el propietario que por alguna razón no pueda o no quiera usar y servirse de una cosa que le pertenece, tiene la posibilidad de obtener ganancias por causa de ella si decide entregar su uso y goce a otra persona.

Respecto del usufructo gratuito, suele darse que los padres, en vida, transmiten a sus hijos la propiedad de sus bienes, reservándose para sí el derecho de usufructuar de ellos mientras vivan. Esto evita los trámites sucesorios futuros, ya que, acaecida la muerte de los padres, los hijos ya detentan la propiedad de las cosas.

Extinción del usufructo

La extinción se regula en el artículo 2152 del Código Civil y Comercial Argentino y puede tener lugar por diversas causas, que son:

  • El cumplimiento del plazo o condición pactados (si no se pactó duración, se entiende que es vitalicio).
  • La muerte del usufructuario (ya que no se transmite a sus herederos).
  • La extinción de la persona jurídica usufructuaria (por ejemplo una sociedad) o el transcurso de cincuenta años desde que se constituyó a favor de esta.
  • El no uso por persona alguna durante el período de diez años y por cualquier causa que fuera.
  • El uso abusivo y la alteración de la sustancia comprobados en proceso judicial.