Matrimonio putativo

El matrimonio putativo es aquel que, aunque nulo o inválido desde su inicio, produce efectos legales favorables para uno o ambos cónyuges y para los hijos, siempre que estos hayan actuado de buena fe, es decir, sin conocer la causa de nulidad.
Ideas clave
  • En Argentina, el matrimonio putativo está regulado por el Código Civil y Comercial de la Nación, en los artículos 428 y 429.
  • En el matrimonio putativo, los hijos nacidos del matrimonio tienen los mismos derechos que los nacidos de matrimonios válidos.
  • Los derechos del cónyuge de buena fe incluyen derechos patrimoniales y sucesorios, manteniendo beneficios similares a los de un matrimonio válido.
  • El Código Civil y Comercial de la Nación de Argentina reconoce la buena fe como la ignorancia o error excusable sobre la causa de nulidad, o en la coacción durante la celebración del matrimonio.
  • La buena fe se presume a menos que se demuestre lo contrario, y puede requerir un procedimiento judicial para resolver disputas.
  • En Argentina, los efectos del matrimonio putativo cesan si ambos cónyuges son conscientes de la causa de nulidad. Es decir, actúan de mala fe.
  • En Argentina, la buena fe puede ser reconocida en el mismo proceso que declara la nulidad, aunque puede requerirse un procedimiento adicional si hay disputas.

¿Qué es el matrimonio putativo?

El matrimonio putativo es una figura jurídica que se refiere a un matrimonio que, aunque se haya celebrado con defectos que lo hacen nulo o inválido desde el inicio, produce efectos legales favorables para las partes involucradas, siempre que uno o ambos cónyuges hayan actuado de buena fe, es decir, sin conocimiento de la causa que lo invalida.

Esta figura busca proteger a los cónyuges y, especialmente, a los hijos nacidos de dicha unión, garantizando sus derechos y evitando perjuicios derivados de la nulidad del matrimonio.

¿Dónde se regula el matrimonio putativo en Argentina?

En Argentina, el matrimonio putativo está regulado por el Código Civil y Comercial de la Nación. Los artículos pertinentes son los artículos 428 y 429, que establecen las condiciones bajo las cuales se reconoce el matrimonio putativo y los efectos legales que produce.

  • Artículo 428: reconoce los efectos del matrimonio putativo en favor del cónyuge de buena fe y de los hijos.

Si el matrimonio anulado ha sido contraído de buena fe por ambos cónyuges produce todos los efectos del matrimonio válido hasta el día en que se declare su nulidad.

(...)

Artículo 428 del Código Civil y Comercial de la Nación de Argentina

  • Artículo 429: detalla los efectos patrimoniales y personales que se mantienen para el cónyuge de buena fe.

Si uno solo de los cónyuges es de buena fe, el matrimonio produce todos los efectos del matrimonio válido, pero sólo respecto al cónyuge de buena fe y hasta el día de la sentencia que declare la nulidad.

La nulidad otorga al cónyuge de buena fe derecho a:

a) solicitar compensaciones económicas, en la extensión mencionada en los artículos 441 y 442; el plazo se computa a partir de la sentencia que declara la nulidad;

b) revocar las donaciones realizadas al cónyuge de mala fe;

c) demandar por indemnización de daños y perjuicios al cónyuge de mala fe y a los terceros que hayan provocado el error, incurrido en dolo, o ejercido la violencia.

Si los cónyuges hubieran estado sometidos al régimen de comunidad, el de buena fe puede optar:

i) por considerar que el matrimonio ha estado regido por el régimen de separación de bienes;

ii) por liquidar los bienes mediante la aplicación de las normas del régimen de comunidad;

iii) por exigir la demostración de los aportes de cada cónyuge a efectos de dividir los bienes en proporción a ellos como si se tratase de una sociedad no constituida regularmente.

Artículo 429 del Código Civil y Comercial de la Nación de Argentina

Efectos del matrimonio putativo

Protección a los hijos

Uno de los principales objetivos del matrimonio putativo es garantizar que los hijos nacidos de la unión nula conserven su estado de hijos matrimoniales. Esto implica que tienen los mismos derechos que los hijos nacidos de matrimonios válidos, incluyendo derechos sucesorios, de alimentos y de identidad.

Derechos del cónyuge de buena fe

El cónyuge que actuó de buena fe (sin conocimiento de la nulidad del matrimonio) conserva ciertos derechos y beneficios, incluso después de declarada la nulidad.

La buena fe consiste en la ignorancia o error de hecho excusables y contemporáneos a la celebración del matrimonio sobre el impedimento o la circunstancia que causa la nulidad, o en haberlo contraído bajo la violencia del otro contrayente o de un tercero.

Artículo 427 del Código Civil y Comercial de la Nación de Argentina

Entre estos derechos se incluyen:

  • Derechos patrimoniales: el cónyuge de buena fe puede mantener derechos sobre los bienes adquiridos durante el matrimonio, similares a los que tendría en un matrimonio válido.
  • Derechos sucesorios: en algunos casos, el cónyuge de buena fe puede tener derechos en la sucesión del otro cónyuge, protegiendo así su estabilidad económica.

Cese de efectos favorables

Los efectos favorables del matrimonio putativo cesan cuando ambos cónyuges son conscientes de la causa de nulidad. Si ambos actuaron de mala fe, es decir, sabían desde el inicio que el matrimonio era nulo, no se reconocen efectos favorables ni para ellos ni para los hijos.

El matrimonio anulado contraído de mala fe por ambos cónyuges no produce efecto alguno.

Las convenciones matrimoniales quedan sin efecto, sin perjuicio de los derechos de terceros.

Los bienes adquiridos hasta la nulidad se distribuyen, si se acreditan los aportes, como si fuese una sociedad no constituida regularmente.

Artículo 430 del Código Civil y Comercial de la Nación de Argentina

Preguntas comunes sobre el matrimonio putativo

  • ¿Se necesita un procedimiento judicial para reconocer el matrimonio putativo?: No necesariamente. La buena fe puede ser reconocida en el mismo proceso en el que se declara la nulidad del matrimonio. No obstante, si hay disputa sobre la buena fe, puede ser necesario un procedimiento judicial adicional para determinarla.
  • ¿Qué derechos patrimoniales conserva el cónyuge de buena fe?: El cónyuge de buena fe puede conservar derechos sobre los bienes adquiridos durante el matrimonio. Esto incluye bienes gananciales y puede incluir derechos a compensaciones económicas similares a las que se otorgarían en un divorcio de un matrimonio válido.

Conclusión

El matrimonio putativo es una figura importante en el derecho argentino que busca proteger los derechos de los hijos y del cónyuge de buena fe en casos donde el matrimonio es nulo o inválido.

Regulada por el Código Civil y Comercial de la Nación, esta figura garantiza que las personas que actuaron sin conocimiento de la nulidad no sean perjudicadas, brindando una protección esencial en situaciones de incertidumbre legal.