Acoso

El acoso es el acto de hostigar, intimidar, perturbar a una persona de forma insistente con el afán de intentar un acercamiento físico por cualquier medio, y se visualiza por lo general una diferencia de poder entre el acosador y la víctima.
Ideas clave
  • El acoso genera un ambiente hostil, intimidatorio, degradante o humillante para la víctima y puede incluir comportamientos como seguimiento persistente, vigilancia o llamadas telefónicas insistentes.
  • En Argentina, está regulado por leyes como la Ley de Protección Integral a las Mujeres (26.485) y se sanciona dependiendo de la gravedad y el contexto del acoso.
  • El acoso puede ocurrir en diferentes contextos, como el laboral, escolar, en redes sociales, y puede ser perpetrado por conocidos o desconocidos.
  • El acoso sexual no implica tocamiento, si así fuera se hablaría de abuso.

¿Qué es el acoso?

En términos generales, el acoso se puede definir como una conducta persistente e indeseada que causa hostigamiento o intimidación a una persona que puede manifestarse de diversas formas, incluyendo acoso físico, verbal, psicológico o digital.

El acoso se caracteriza por ser repetitivo y sistemático, es decir, no se trata de un hecho aislado sino de una conducta reiterada que busca intimidar o controlar a la víctima.

En Argentina, el acoso suele estar relacionado con la violencia contra la mujer, aunque las diferentes conductas de acoso pueden darse en diversos ámbitos como el familiar, escolar (bullying), laboral (mobbing), callejero, virtual, etc. No siempre constituye un delito penal.

¿Dónde se regula el acoso?

En Argentina, el acoso está regulado por diversas leyes que buscan proteger a las víctimas y sancionar a los acosadores. Entre ellas:

  • Ley de Protección Integral a las Mujeres (Ley 26.485): establece medidas para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en sus diversas formas, incluyendo el acoso sexual y el acoso en el ámbito laboral.
  • Código Penal de la Nación Argentina: tipifica ciertos comportamientos de acoso como delitos, especialmente en el ámbito sexual, con penas que varían según la gravedad del acto y sus consecuencias.
  • Ley de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes (Ley 26.061): protege a menores de edad contra el acoso escolar y otras formas de violencia.

Tipos de acoso

Todos los tipos de acoso generan serias afecciones en la víctima. La humillación, las ofensas y la creación de ambientes hostiles y degradantes condicionan la libertad de las personas para la toma de decisiones, vulneran su integridad y su libertad.

Acoso callejero

El acoso callejero fue incluido como un tipo de violencia sexual contra la mujer en Argentina que se ejerce en un espacio público o de ambientes privados con acceso público.

Según la Ley 26.485, la violencia contra las mujeres en el espacio público (denominada acoso callejero) incluye conductas o expresiones verbales o no verbales con connotación sexual que generen un ambiente hostil. Por ejemplo:

  • Comentarios de índole sexual.
  • Exhibicionismo: mostrar partes íntimas del cuerpo.
  • Persecución, arrinconamiento o un contacto físico indebido.
  • Fotografía o grabaciones sin consentimiento.
  • Gestos obscenos, masturbación pública.

A los efectos de esta ley se entiende por modalidades las formas en que se manifiestan los distintos tipos de violencia contra las mujeres en los diferentes ámbitos, quedando especialmente comprendidas las siguientes:

(...)

g) Violencia contra las mujeres en el espacio público: aquella ejercida contra las mujeres por una o más personas, en lugares públicos o de acceso público, como medios de transporte o centros comerciales, a través de conductas o expresiones verbales o no verbales, con connotación sexual, que afecten o dañen su dignidad, integridad, libertad, libre circulación o permanencia y/o generen un ambiente hostil u ofensivo.

Artículo 6 de la Ley Nº 26.485 de Argentina

Se trata, en definitiva, de actos que tienen un contenido sexual y la persona sobre quien se actúa no desea participar.

El bien jurídico que se vulnera con el acoso sexual callejero es la dignidad, la integridad, la libertad y el derecho al libre tránsito de las mujeres.

Si los hechos no constituyen delito, las sanciones que se pueden aplicar son: multas, trabajos de utilidad pública o arresto.

Acoso laboral

El acoso laboral, también conocido como mobbing, se refiere a conductas hostiles y reiteradas en el ámbito de trabajo que tienen como objetivo menoscabar la dignidad del trabajador. Puede manifestarse a través de insultos, humillaciones, aislamiento, sobrecarga de trabajo injustificada, entre otras prácticas.

En el ámbito laboral, el acoso se extiende en actos que van más allá de los contenidos sexuales como:

  • Amenazas verbales, generalmente por parte de superiores, aunque es posible que se dé entre pares.
  • Asignación de tareas inferiores a sus capacidades o ausencia de tareas.
  • Exposición reiterada y sistemática a tareas inútiles, absurdas, nuevas o humillantes.
  • Calumniar o ridiculizar al trabajador no solo en la intimidad laboral, sino delante del equipo de trabajo.
  • Ataques verbales sobre su persona, su intimidad o sus labores en el ámbito donde se encuentran.
  • Mantener a la persona aislada o ignorar su presencia.

Acoso sexual

El acoso sexual implica conductas de naturaleza sexual no deseadas que afectan la dignidad de la persona. Este tipo de acoso puede ocurrir tanto en el ámbito laboral como en cualquier otro contexto y puede incluir comentarios inapropiados, insinuaciones, contacto físico no consentido, entre otros.

Acoso escolar

El acoso escolar, o bullying, consiste en una serie de comportamientos agresivos y repetidos en el entorno escolar dirigidos a un estudiante por parte de sus compañeros.

Acoso cibernético

El ciberacoso consiste en el uso de medios digitales (como redes sociales, correos electrónicos, mensajes de texto, entre otros) para acosar, intimidar o humillar a una persona. Esta forma de acoso puede incluir la difusión de información falsa, amenazas, mensajes intimidantes o la invasión de la privacidad de la víctima.

Además, el Código Penal de la Nación Argentina regula un tipo de delito de acoso virtual de un adulto a un menor de edad mediante medios tecnológicos como dispositivos móviles. Por ejemplo:

  • Realizar conversaciones con un objetivo sexual.
  • Obtener fotografías de los menores.
  • Tener grabaciones de índole sexual.

Quienes cometan este delito de ciberacoso serán castigados con prisión de 6 meses a 4 años.

Será penado con prisión de seis (6) meses a cuatro (4) años el que, por medio de comunicaciones electrónicas, telecomunicaciones o cualquier otra tecnología de transmisión de datos, contactare a una persona menor de edad, con el propósito de cometer cualquier delito contra la integridad sexual de la misma.

Artículo 131 del Código Penal de Argentina

¿Qué hacer en caso de acoso en Argentina?

  1. Recolectar pruebas del acoso, como mensajes, correos electrónicos, capturas de pantalla, y cualquier otra evidencia que pueda respaldar la denuncia.
  2. Las víctimas pueden presentar una denuncia ante las autoridades competentes, como la policía, fiscalías, o en el ámbito laboral, ante el departamento de recursos humanos de la empresa.
  3. Buscar apoyo profesional y asesoramiento de un abogado.
  4. Dependiendo del caso, se pueden solicitar medidas cautelares en el juzgado, como órdenes de restricción, que prohíban al acosador acercarse o comunicarse con la víctima.

Categorías: Derecho Penal