Daños y perjuicios

​​​​La figura de daños y perjuicios es muy importante en el marco legal argentino para proteger los derechos de las personas y ofrecer una compensación por los daños sufridos.

Fundamentos de los daños y perjuicios

La figura de los daños y perjuicios se basa en el principio de responsabilidad civil, que establece que aquel que causa un daño a otro debe repararlo. En Argentina, el Código Civil y Comercial de la Nación regula los daños y perjuicios, estableciendo los criterios y procedimientos para su determinación y compensación.

Tipos de Daños y Perjuicios

Existen diferentes tipos de daños y perjuicios reconocidos en el marco legal argentino, entre ellos:

  • Daño Patrimonial: se refiere a la pérdida o menoscabo económico sufrido por una persona como resultado del acto ilícito de otro. Esto puede incluir daños materiales, pérdida de ingresos, gastos médicos, entre otros.
  • Daño Moral: se refiere al sufrimiento, dolor emocional o afectación psicológica experimentada por una persona como resultado del acto ilícito de otro. El daño moral busca compensar el impacto negativo en la esfera personal y emocional de la víctima.
  • Daño a la Salud: incluye los daños físicos, lesiones o enfermedades sufridas por una persona debido a la acción ilícita de otro. Este tipo de daño puede implicar gastos médicos, pérdida de capacidad laboral, entre otros.

Determinación y compensación de los daños y perjuicios

La determinación de los daños y perjuicios se realiza a través de un proceso judicial o mediante acuerdos extrajudiciales. Al determinar los daños, se evalúa la relación causal entre el acto ilícito y los perjuicios sufridos por la víctima.

La compensación por los daños y perjuicios puede incluir el pago de una suma de dinero que cubra los perjuicios sufridos, tanto patrimoniales como morales. El objetivo es colocar a la víctima en la posición en la que se encontraba antes de la ocurrencia del acto ilícito.

Es importante destacar que la compensación por daños y perjuicios puede variar según la gravedad del daño, las circunstancias del caso y la capacidad económica del responsable. También se pueden considerar factores como el grado de culpa, la conducta de las partes y la contribución de la víctima al daño sufrido.

Además, en casos de daños causados por negligencia o incumplimiento de un contrato, se puede solicitar la reparación específica del daño o el cumplimiento forzado del contrato.

Los daños y perjuicios pueden ser reclamados tanto en casos de responsabilidad civil contractual como extracontractual, dependiendo de si se ha incumplido un contrato o si se ha causado un daño fuera de un contrato. La compensación por daños y perjuicios busca restaurar la situación anterior al daño sufrido y reparar el perjuicio ocasionado.

En cuanto al plazo para reclamar daños y perjuicios, en Argentina generalmente se aplica un plazo de prescripción de dos años a partir del conocimiento del daño o del momento en que pudo ser conocido.