Concurso real de delitos

El concurso real de delitos se aplica cuando existen varios delitos o causas de una misma persona y, por lo tanto, existen varias penas que se deben aplicar. En estos casos, el juez debe decidir si considerarlas por separado o acumularlas.

Se refiere a la situación en la que una persona comete varios delitos de manera independiente, es decir, en momentos y contextos distintos, sin que uno dependa del otro para su realización. En otras palabras, se trata de la acumulación de distintas conductas delictivas cometidas por una misma persona.

En Argentina, el concurso real de delitos se encuentra regulado en el Código Penal, específicamente en los artículos 54 al 58. Estos artículos establecen los criterios para determinar la pena que corresponde cuando una persona ha cometido más de un delito. Para ello, se tiene en cuenta la cantidad y gravedad de los delitos, así como las circunstancias particulares de cada caso.

Regulación del concurso real de delitos

El artículo 55 del Código Penal argentino establece que cuando una persona comete varios delitos, se aplicará la pena correspondiente al delito más grave, aumentada en una fracción que varía según la cantidad y la gravedad de los delitos adicionales. Esta fracción puede oscilar entre un tercio y la mitad de la pena del delito más grave.

Cuando concurrieren varios hechos independientes reprimidos con una misma especie de pena, la pena aplicable al reo tendrá como mínimo, el mínimo mayor y como máximo, la suma aritmética de las penas máximas correspondientes a los diversos hechos.

Sin embargo, esta suma no podrá exceder de (50) cincuenta años de reclusión o prisión.

Artículo 55 del Código Penal

Por ejemplo, si una persona comete un robo agravado (delito grave) y un hurto simple (delito menos grave), se le aplicará la pena correspondiente al robo agravado, aumentada en una fracción que puede ser de entre un tercio y la mitad, dependiendo de la valoración que haga el juez de la gravedad del hurto.

Es importante destacar que, en el concurso real de delitos, cada delito se castiga de forma individual, es decir, la persona deberá cumplir la pena correspondiente a cada uno de los delitos que haya cometido. Esto significa que, en el ejemplo anterior, la persona cumplirá la pena por el robo agravado y, posteriormente, la pena por el hurto simple.

Por otro lado, el artículo 56 del Código Penal establece que cuando una persona ha sido condenada por un delito y posteriormente comete otro u otros delitos, se considera reincidencia, lo cual puede aumentar la pena de los delitos posteriores. La reincidencia implica que la persona tiene antecedentes penales y ha vuelto a cometer un delito después de haber sido condenada previamente.

Cuando concurrieren varios hechos independientes reprimidos con penas divisibles de reclusión o prisión se aplicará la pena más grave, teniendo en cuenta los delitos de pena menor.

Si alguna de las penas no fuere divisible, se aplicará ésta únicamente, salvo el caso en que concurrieren la de prisión perpetua y la de reclusión temporal, en que se aplicará reclusión perpetua. La inhabilitación y la multa se aplicarán siempre, sin sujeción a lo dispuesto en el párrafo primero.

Artículo 56 del Código Penal

Es importante mencionar que el juez tiene la facultad de determinar de manera discrecional cómo se aplicarán las penas en casos de concurso real de delitos, teniendo en cuenta las particularidades de cada situación. Esto significa que, si bien existe una guía en el Código Penal, el juez puede ajustar la pena según considere necesario, siempre dentro de los límites establecidos por la ley.

Como conclusión, la pena que se aplica en estos casos está regulada por el Código Penal y se determina tomando en cuenta la gravedad y cantidad de los delitos. Cada delito se castiga de forma individual, y en caso de reincidencia, la pena puede ser aumentada.