Albacea

El albacea es la “persona encargada por el testador o por el juez de cumplir la última voluntad del fallecido, custodiando sus bienes y dándoles el destino que corresponde según la herencia”, así lo define la RAE.

En el caso de una herencia compleja o en la que se prevea el surgimiento de conflictos, el nombramiento de un albacea puede resultar muy útil y ventajoso.

Albacea

El albacea suele ser una persona de confianza del testador que se va a encargar de cumplir con su última voluntad tras el fallecimiento.

La figura del albacea se encuentra regulada en el Código Civil en sus artículos 892 a 911.

Características de un albacea

Existen varios aspectos importantes que caracterizan a la figura del albacea y hay que tener en cuenta:

  • Puede ser albacea cualquier persona física o jurídica mayor de edad con capacidad de obrar.
  • El testador debe establecer claramente en el testamento quien será el albacea y podrá nombrar a uno o a varios. Normalmente, el albacea suele ser una persona de confianza del testador.
  • Es un cargo voluntario y renunciable (se puede aceptar o no, y una vez aceptado se puede renunciar al cargo con una causa justificada), personalísimo (no puede ser delegado en otra persona) y gratuito.
  • Se trata de un cargo temporal, finaliza tras la ejecución del testamento. El plazo lo fijará el testador, o bien la ley (que establece un plazo de un año, con la posibilidad de prorrogarse por los herederos).
  • Además de la renuncia y el cumplimiento del plazo, se puede producir la extinción del cargo del albacea por muerte o imposibilidad de llevar a cabo sus funciones.

Funciones básicas del albacea

Los albaceas están obligados a cumplir fielmente lo indicado por el testador, así como dar cuenta a los herederos o al juez.

Sus funciones dependerán básicamente del tipo de albacea del que se trate:

  1. Albacea particular: tiene asignadas unas funciones expresas. Por ejemplos, algunas de las funciones que se le asignan son pagar los gastos del funeral o ejecutar la herencia.
  2. Albacea universal: debe cumplir todo lo ordenado en el testamento, en concreto todas las funciones de gestión y administración de los bienes de la herencia.

En definitiva, el albacea podrá realizar todo tipo de funciones posibles siempre que sean legales.