Ajenidad

La ajenidad es una de las características propias de un contrato de trabajo o de una relación laboral que se refiere a la prestación de un trabajo a otra persona.

Según la RAE, la ajenidad se puede definir del siguiente modo: "Cualidad y requisito esencial caracterizador de un contrato de trabajo, junto con el carácter personal y voluntario del mismo. El trabajo es prestado por cuenta ajena en tanto que el que trabajador no asume los riesgos del propio trabajo ni los frutos, sino que es acreedor de un salario por su aportación al proceso productivo, a cargo del empresario".

Estas cualidades esenciales de cualquier contrato laboral se establecen en el primer apartado del artículo 1 del Estatuto de los Trabajadores:

Esta ley será de aplicación a los trabajadores que voluntariamente presten sus servicios retribuidos por cuenta ajena y dentro del ámbito de organización y dirección de otra persona, física o jurídica, denominada empleador o empresario.

art 1.1 ET

Así, el trabajo por cuenta ajena o ajenidad se contrapone con la idea de trabajo por cuenta propia y se define por los siguientes aspectos:

  • El trabajador se encuentra sometido al poder de dirección del empresario.
  • El empresario asume los costes y los riesgos laborales.
  • El empresario se encarga de adoptar las decisiones sobre precios y relaciones con el público.
  • El trabajador no obtiene directamente los beneficios de su aportación al proceso productivo.
  • El empresario fija la remuneración por el trabajo, así el trabajador será un acreedor de salario.