Acreedor pignoraticio

El acreedor pignoraticio es la denominación específica de un acreedor cuando le exige a su deudor un bien entregado como aval o garantía de las obligaciones de contraprestación.

Acreedor pignoraticio

El acreedor pignoraticio le exige a su deudor un bien entregado como aval de las obligaciones de contraprestación.

La RAE, define esta figura jurídica como el "acreedor cuyo crédito está garantizado mediante prenda".

Así, si el deudor no cumple con sus obligaciones una vez llegado el vencimiento del contrato, no recuperará la posesión de la prenda.

Derechos y obligaciones del acreedor pignoraticio

Los derechos y deberes de este acreedor sobre la prenda se regulan en el Código Civil español.

En este sentido, el acreedor pignoraticio mientras esté en posesión de la cosa tendrá derecho a:

  1. Retener la cosa en su poder hasta que el deudor pague el crédito (artículo 1866 del Código Civil).
  2. Ejercitar acciones reales sobre la cosa pignorada (artículo 1869 del Código Civil).
  3. Abonar los gastos surgidos para la conservación de la cosa (artículos 1867 y 1868 del Código Civil).
  4. Enajenar la cosa pignorada si el deudor incumple con la obligación correspondiente (artículo 1872 del Código Civil).
  5. Cobrar de forma preferente con respecto a otros acreedores del deudor, el precio obtenido en la enajenación de la prenda (artículos 1922 y 1926 del Código Civil).

Por otro lado, el acreedor pignoraticio tendrá las siguiente obligaciones:

  • Restituir la cosa al deudor cuando haya pagado la deuda.
  • No usar ni disponer de la cosa sin autorización del dueño (artículos 1859 y 1870 del Código Civil).
  • Cuidar de la cosa y responder ante su pérdida o deterioro (artículo 1867 del Código Civil).